Video: palestinos y judíos se besan como protesta por censura de novela

Luego de que el libro de Dorit Rabinyan planteara la historia del amor entre personas provenientes de dos países en conflicto, “Time Out” lanzó una campaña contra la censura.

La novela de la autora Dorit Rabinyan ha causado discusión y polémica en Israel. Gader Jayá (Barrera Viva) es una historia de ficción —con tintes autobiográficos— que muestra la historia de amor entre Liat y Hilmi, dos jóvenes que se enamoran en Nueva York, pero que deben luchar contra los conflictos históricos de sus lugares de origen (israelí y palestino, respectivamente).

La traductora israelí y el artista palestino se enfrentan a un amor imposible, historia que además de ser éxito de ventas, fue vetada en el programa escolar secundario de Israel por ser considerada como un texto “que fomenta las relaciones amigables e íntimas entre israelíes y palestinos”, según las autoridades ministeriales de ese país.

libro0d7317df.jpg

© Diariodenavarra.es

Ante esto, Time Out Tel Aviv creó un video que es parte de una campaña contra la censura y en él, se muestra a seis parejas de judíos y palestinos—homosexuales y heterosexuales— expresando su amor frente a la cámara. Algunos de ellos eran parejas reales, amigos o incluso, se habían conocido hace algunos minutos para la grabación.

Según se cuenta en The Independent, la iniciativa bautizada como Jews and Arabs Kiss ha causado gran expectación en las redes sociales. De hecho, el video se publicó el miércoles 6 de enero en YouTube, y ya tiene casi 120.000 visualizaciones y comentarios.

Al igual como ocurrió con el libro, los realizadores del video temen que sea censurado. Luego de ser publicado en Facebook, desapareció después de unas horas, aunque los representantes de la red social niegan haber intervenido en ello.

Mágicamente, el video volvió a aparecer en la plataforma y ante esto, el equipo creativo de Time Out declaró que esa es la muestra concreta de que “el amor gana”. Existen dudas en torno a si la campaña realmente ayudará a crear conciencia.

El conflicto palestino-israelí tiene larga data, y la violencia por intereses políticos y geográficos ha quebrado las relaciones hasta un punto en que la censura pareciera ser sólo la punta del iceberg. De todas formas, hay esperanza de reencuentro y la novela de esta joven es un mensaje directo a los actores políticos que contribuyen a que prevalezca la odiosidad.