Las mujeres se critican a sí mismas ocho veces al día

Sobre todo para el sexo femenino, la autocrítica es una rutina diaria. ¡Qué agotador!

Las mujeres están constantemente bombardeadas de imágenes que muestran la perfección tanto en lo físico como en la vida misma. Más aún, las redes sociales como Instagram contribuyen a impulsar dicho concepto.

La autoestima se pone en juego y llegan los pensamientos sobre cómo uno debiera ser, en vez de apreciar lo que se es simplemente. De hecho, no es extraño darse cuenta de que lo primero que hace una mujer al levantarse, es mirarse al espejo.

La pregunta es: ¿qué ves en ese reflejo? En vez de llenarte de elogios, te boicoteas diciéndote lo gorda que estás, la espinilla gigante que apareció en la punta de tu nariz y las ojeras de un metro que no logras desaparecer.

Así es la realidad, un mundo de críticas y defectos. Según un artículo de Mind Body Green, una encuesta de Weight Watchers afirma esta situación. Se reveló que 2.000 mujeres en el Reino Unido, en promedio, se critican a sí mismas por lo menos ochos veces al día, desde las 9:30 de la mañana.

Las críticas frecuentes se basan en el deseo de bajar de peso, la preocupación por los bajos salarios y la carencia de habilidades creativas y de organización. Las áreas en que las mujeres tienden a ser autocríticas son: peso, apariencia, carrera, finanzas y relaciones.

pensamientosnegativos.jpg

© mundotkm.com

A continuación un listado de las críticas más comunes y que de seguro te resultarán familiar:

  • Estoy demasiado gorda
  • Mi pelo es un desastre
  • Mi abdomen se ve grande
  • No realizo suficiente ejercicio
  • Me veo terrible en comparación a ella
  • No gano el suficiente dinero
  • Esa ropa no combina con mi gordura
  • Odio cómo me veo en esa foto
  • Me aterra lo que piensen de mi
  • Gracias por los elogios, pero no creo que sea para tanto
  • Mi trasero se ve gigante
  • No tengo suficiente sexo con mi pareja
  • No le soy atractiva a mi pareja

En definitiva, todo lo que nos pasa por la cabeza tiene que ver con el cuerpo perfecto y con la vida perfecta. Cuando empieces a repetirte pensamientos positivos y te des cuenta de que no es tan terrible ser tú misma, la vida te entregará lo que necesitas.