¡Te odio Año Nuevo!

Las altas expectativas, las tediosas tradiciones y lo mismo de siempre año tras año, sólo me hace pensar que celebrar esta fiesta es una excusa más para deprimirse y terminar borracha.

Nunca pensé que iba a escribir esto, pero puedo decir con toda propiedad que tengo algo en común con Jennifer Lawrence: las dos odiamos el año nuevo.

En una entrevista al programa “The Graham Norton Show”, la famosa actriz dijo que “ todo el mundo está tratando de pasarla bien y siempre es una decepción. Planeo hacer nada y entonces algo cae… Pero siempre termino ebria y decepcionada“.

telegraph660x650.jpg

© The Telegraph

Y es que es ese el principal problema de las fiestas para despedir el año: se generan demasiadas expectactivas en torno a un evento que trata sobre esperar la medianoche. Y pasa lo inevitable: terminas deprimido/alcoholizado/arrepentido/con resaca demoníaca.

Los abrazos respectivos, ver los fuegos artificiales, beber hasta que el hígado no aguante, entre otras tradiciones que se repiten todos los años, con la misma cancioncita y los mismos mensajes de buenos deseos y prosperidad.  ¿A quién se le pudo ocurrir celebrar esto cada año?

Y como si no fuera suficiente, también hay que soportar la previa y sobre todo el consumismo desenfrenado. Los supermercados están llenos por estos días, la gente se arroja enloquecida para que todo esté perfecto, el cotillón, los tragos, el champagne, etc, lo que convierte este día en un momento de estrés más que de celebración.

¿En qué momento se puede disfrutar esta fiesta? Verdad, tienes que aguantar hasta las 00:00 horas para festejar tu nuevo año. Antes, ni hablar.

¿Y qué pasa con los que tuvieron un año para el olvido? La víspera del año nuevo fue creada para entrar en la más profunda depresión, donde estás obligado a recordar los momentos más desgraciados, las experiencias traumáticas y las personas que quisieras borrar de tu vida pero que tu estado mental lo impide.

¿La solución? Emborracharse parece ser lo más fácil y cómodo para quienes sufrieron este año, y así dar vuelta la página y comenzar todo de nuevo. Total, un borracho más o uno menos, de seguro pasarás desapercibido*.

Siento que lo único que me gusta de esta fecha es esa sensación de que estás despidiendo todo lo malo que ocurrió en tu vida para dar la bienvenida a otra etapa, con metas, objetivos e ilusiones.

La tradición dice que hay que escribir tres metas que quieras realizar en un papel y colocarlo en la almohada durante la noche de año nuevo. Creo que lo hice una vez y no se cumplió nada de lo que escribí, pero si tiene sueños y metas, que sean precisos para que usted sí los pueda cumplir.

14441453536354919031378303831912626731friendsroutine.gif

cosmopolitan.co.uk

Y aquí pasamos a otro tema: ¿a quién se le ocurrió lo del calzón o calzoncillo amarillo? Asuman que es lo más feo que alguien puede inventar, aunque me digan que trae prosperidad y dinero.

Por más que sea una tradición popular, jamás usaría algo así y considero que cualquier hombre que use un calzoncillo de esta tonalidad debería estar tomando alcohol junto a los deprimidos. Sólo por tener mal gusto.

Lo de dar vuelta la manzana con maletas, comer uvas y lentejas, puede ser algo más aceptable. Pero hay que asumir que es bastante poco inteligente comer lentejas cuando pasaste rabiando todo el día en el supermercado comprando los mariscos, papas duquesas y el cóctel que con tan esmero pensaste para este día.

¿Y eso del beso a la medianoche? Otra siutiquería más de esta noche especial que lo único que hace es deprimir a los que están solteras y solteros o los que están en una crisis quienes siempre terminan la velada de año nuevo con una escena, arruinando la “diversión” de los demás. Para todos los solteras, solteros y parejas, los invito a unirse al rincón de los deprimidos borrachos y de los que usan calzón y calzoncillo amarillo.

giphy2.gif

© giphy

Pero como todo en la vida, nada es totalmente malo. Puede que el año nuevo no sea una de mis fechas favoritas, pero sí puede ser una oportunidad para arreglar diferencias, revisar lo bueno y malo y arrancar una nueva etapa para hacer lo que aún no has hecho en tu vida.

Si a fines de este 2016 no cumples tus sueños, puedes unirte al rincón de los deprimidos borrachos, los que usan calzón amarillo y los solteros.

* En año nuevo tiene toda la libertad  de emborracharse, pero siempre y cuando no maneje y tenga su celular fuera de su vista. Sus ex parejas se lo agradecerán