¡A todas nos pasa! Los divertidos cómics sobre los problemas diarios de las mujeres

Cassandra Calin es una ilustradora canadiense de 21 años que se ha hecho conocida por realizar cómics sobre varias situaciones divertidas que ocurren en la vida diaria de todas las mujeres.

Nadie dijo que ser mujer es fácil. Por mucho que tratemos de ser profesionales, mamás, esposas, amantes, entre otras, lo cierto es que es complicado cumplir con todos estos roles sin sufrir algún tropiezo o situación que, muchas veces, nos causa risa.

A esto se suman los complejos con nuestro aspecto físico. Aquel dicho de que “las lisas quieren ser crespas y las crespas quiere ser lisas” es tan cierto que nos resulta gracioso recordar las cosas que hemos hecho para alcanzar un patrón de belleza definido. Lo mismo ocurre con las relaciones de pareja, vida social y, en fin, la vida misma.

Estas situaciones y muchas otras se convirtieron en motivo de inspiración para Cassandra Calin, una dibujante rumana de 21 años que vive en Canadá que cuenta a través de diversos dibujos e historietas las difíciles y bizarras situaciones que aquejan al sexo femenino de forma transversal.

Uno de los aspectos que más llamó la atención a la caricaturista fue su propia experiencia. La dibujante utiliza sus propios problemas para dar vida a sus ilustraciones, como por ejemplo, su largo y rizado cabello que le ha traído varias dificultades en el diario vivir, ya sea con las parejas o con los miles de tratamientos de belleza que prometen dar término al odioso frizz.

Así lo indica en su sitio web donde muestra una gran variedad de graciosas historietas:

Dibujo cómics inspirados en mi vida y experiencias. Me gusta reírme de mi torpeza y despotricar sobre desgracias tontas, como haber nacido con el pelo rizado. Me gusta la música de los ’90, los dibujos animados, la piña y los gatos.

En una entrevista dada a  Neatorama, Cassandra señaló que su pasión por el dibujo empezó en las salas de clases, pero nunca pensó que se dedicaría a este arte:

En la escuela secundaria, yo siempre estaba dibujando en lugar de prestar atención en clase (…) Poco después, uno de mis dos amigos de la infancia me dio la idea de comenzar una serie de cómics basados ​​en nosotros. Fue un proyecto personal muy bueno y me hizo darme cuenta de que tengo una pasión por el arte cómico. Hace un año, un amigo me recomendó crear una página en Tumblr y ahora, aquí estoy, haciendo lo que amo.

De estas manera, Cassandra ha dado ha conocer su talento, demostrando que las mujeres somos capaces de reírnos de nosotras mismas.