Inglaterra y Gales penarán con cárcel actitudes controladoras en la pareja

El control excesivo, las humilaciones y el maltrato sicológico podría ser castigado con hasta cinco años de cárcel en estos países.

Sabemos que, muchas veces, la violencia en la pareja y la familia comienza con pequeñas actitudes que se tornan graves con el paso del tiempo. Todos esos “detalles” son el punto de partida en relaciones tóxicas o dinámicas familiares nocivas, es por eso que Inglaterra y Gales decidieron tomar cartas en el asunto.

Estos dos países anunciaron que desde hoy, no se tolerarán actitudes controladoras o comportamientos coercitivos y que gracias a esta nueva legislación, no será necesario comprobar la existencia de violencia física para condenar a una persona que tiene estas actitudes con su pareja y/o familia.

Según se detalla en Emol, las autoridades británicas tendrán tolerancia cero con las amenazas, humillaciones e intimidaciones, catalogándolo de delitos que podrían ser penados con hasta cinco años de cárcel.

A diferencia de lo que ocurre en muchos países del mundo, en los que es tremendamente difícil que la ley considere los antecedentes de comportamientos controladores como una señal de delito, Inglaterra y Gales decretaron que estas actitudes no serán toleradas.

Cuando hablamos de maltrato, existen muchas dimensiones del concepto que suelen ser ignoradas. Así como los derechos humanos incluyen el respeto por la libertad de las personas, una relación tóxica, en la que una de las personas trata de controlar a la otra, también es un ejemplo de maltrato.

Tal como indica un artículo de la BBC, la nueva ley también incluye el control excesivo y abusivo a través de las redes sociales. Se determinó que la legislación que existía no era suficiente y que era necesario modificarla para evitar que más personas se vieran afectadas por este tipo de abuso.