Estas chicas usan Instagram para mostrar su esfuerzo y superación

Al contrario de esas cuentas que llaman a alcanzar el “cuerpo perfecto”, ellas muestran los extremos a los que se puede llegar por esta obsesión y comparten su recuperación con sus seguidores.

Llega Navidad y todos están preocupados de los regalos y la cena de Noche Buena. Sin embargo, estas fechas pueden ser un poco difíciles para algunas personas, sobre todo, para aquellas que están pasando por momentos complicados.

Mientras muchos están pensando en todo lo que comerán en las fiestas, hay mujeres y hombres que sufren pensando en cómo sobrevivir a ello. Las situaciones sociales en que la comida es el centro de todo, pueden ser una pesadilla para quienes están lidiando con un trastorno alimenticio.

Si no lo has vivido, es difícil que lo entiendas y ese es uno de los objetivos de estas chicas que han decidido mostrar su proceso de recuperación a través de las redes sociales. Ellas quieren quitar los estigmas que existen en torno a la anorexia y para eso, tratan de inspirar a otras personas con sus fotografías del “antes y después”.

Es difícil crear conciencia en una plataforma en que la delgadez se celebra constantemente, en que muchas personas tratan de alcanzar ideales de belleza basándose en fotografías que, muchas veces, no tienen nada real. Son montajes, pero los demás no tienen por qué saberlo, sobre todo si las ven niñas o adolescentes que están en proceso de construir su identidad.

Como se cuenta en una nota del portal Refinery29, estas chicas no sólo quieren que otras personas se sientan acompañadas en su enfermedad, sino que también, se inspiren y sepan que se puede salir adelante y que un cuerpo demasiado delgado no siempre es sinónimo de felicidad.

Hayley Kramer pertenece a este grupo de mujeres que han decidido doblarle la mano a todas esas cuentas que tratan de imponer cánones poco sanos o extremos. Ella cuenta que hace algunos años se comenzó a obsesionar con la vida sana, pero terminó llevándolo al extremo.

Ella publicaba fotos cuando estaba muy delgada, pensando que era un triunfo haber logrado correr kilómetros sin comer. Su cuenta de Instagram muestra cómo ha sido su evolución y hay una foto en específico que retrata el extremo al que llegó y el esfuerzo que ha hecho para lograr un cuerpo lindo, pero sano.

Ahora, su cuenta está empapelada con fotografías de comida sana y deliciosa, de mensajes positivos, y de ella sonriendo y compartiendo con su familia, algo que parece fácil, pero que se hace casi imposible cuando se sufre de un trastorno alimenticio tan terrible como la anorexia.

Es importante entender y acompañar a las personas que viven con esta enfermedad. Es un sufrimiento continuo y el amor es uno de los motores que puede ayudar a sanar poco a poco, a reconstruir esa autoestima que está tan quebrada, y que necesita de cariño y apoyo incondicional.