El doodle que resucita al maestro de yoga BKS Iyengar

La caricatura del fundador del yoga Iyengar y el impulsor de la disciplina en occidente aparece practicando algunas posturas.

Google dedicó su doodle del 14 de diciembre al maestro de yoga Bellur Krishnamachar Sundararaja Iyengar, conocido como BKS Iyengar. El homenaje tiene que ver con el aniversario de su natalicio. Habría cumplido 97 años de no ser por su fallecimiento en 2014.

Gracias a sus más de 75 años practicando yoga y por ser el precursor de la disciplina en occidente, se ganó un espacio en la popular animación que rinde el buscador en su sitio. Aparece caricaturizado y practicando algunas posturas o asanas.

unnamed.gif

En 1918 nació dentro de una familia muy pobre del sur de la India y rodeado de enfermedades. Desde pequeño sufrió de malaria, tuberculosis y fiebre tifoidea. Además, como si fuera poco, perdió a su padre a los 9 años.

A pesar de todas las dificultades que enfrentó en su vida, encontró en el yoga una luz que lo ayudó a sobreponerse de sus enfermedades. Como quedó huérfano, se hizo cargo de él su cuñado Tirumalai Krishnamacharya, conocido por ser el padre del yoga moderno. Éste lo motivó a que se mudara a Pune, una de las más grandes ciudades de la India, para que enseñara yoga cuando apenas alcanzaba los 20 años.

Se convirtió en profesor de yoga en su país y a finales de los años 50 empezó a enseñar por Europa y Estados Unidos, fundando el yoga Iyengar, la disciplina que lleva su nombre. Llegó a dictarle clases al escritor Aldous Huxley y a la reina Isabel de Bélgica.

unnamed1.gif

El yoga Iyengar se caracteriza por la intensidad para mantener las asanas, la aplicación terapéutica de los movimientos, la atención en la respiración, la meditación y la enseñanza adaptada a cada alumno.

Esta es una de las versiones más clásicas de la disciplina, y eso que el maestro no estaba muy de acuerdo con crear la suya propia porque la entendía como un todo. A pesar de sus viajes donde entró a cientos de profesores y de todo su éxito, nunca dejó su país natal.

En 1975 instaló en Pune el Ramamani Iyengar Memorial Toga Insitute, donde actualmente sus hijos Geeta y Prashant se encargan. Gracias a su legado la revista Time lo nombró en 2004 como una de las 100 personas más influyentes del mundo y en 2014 fue candidato al premio Nobel de la Paz.

Con el yoga salvó su vida y logró ser longevo. Defendía su teoría de que si todo el mundo practicara yoga, las farmacias tendrían que cerrar y la esperanza de vida sería más alta. Y él es una prueba de ello.