Jugar para ser iguales: cómo fomentar la equidad de género

¿Deberían existir juguetes para niños o niñas? ¿Qué pasaría si les permitiéramos divertirse muñecas y autos a control remoto sin controlar o criticar su elección?

En 2011 el video de una niña de 4 años impactó las redes sociales. La pequeña Riley Maida criticaba severamente que los juguetes de niñas fueran siempre de color rosa. "¿Por qué las niñas deben comprar princesas y los niños superhéroes?", reclamaba en una juguetería. A su corta edad llegó a la conclusión de que las empresas 'engañan' a las niñas para adquirir cosas de un color determinado. Su queja no dista mucho de la realidad.

La principal preocupación debería ser que los juguetes fueran seguros, divertidos, acordes a su edad y que fomentaran su imaginación. Sin embargo, en muchas ocasiones centramos la elección en juguetes 'aptos' para niños o niñas y que estén de moda.

Pilar Alfonso y Juan Pablo Aguado en su manual de 'Estereotipos y coeducación' advierten sobre las posibles repercusiones de los juegos y juguetes de la infancia. Mientras las niñas tienen juguetes domésticos, los niños tienen juegos que implican más actividad física y son variados. Esto podría provocar en las niñas "sentimientos de fragilidad, debilidad, menores posibilidades de explorar el mundo que la rodea… Sus juegos la preparan para su futuro papel de madre y ama de casa". En cambio, los niños: "desarrollan sentimientos de fuerza, posibilidades de explorar el mundo y la sociedad. Sus juegos lo preparan para participar en la sociedad, en cualquier actividad, profesión u oficio".

No debemos olvidar que los niños y las niñas forman su personalidad a través del juego, es así como aprenden conductas y la forma de socializar con los demás. Por esta razón es vital que, desde la infancia, se eviten posibles conductas sexistas que los acompañarán en su vida adulta.

¿Qué se debe hacer entonces? No se debe forzar a los niños a jugar con juguetes que no les gustan, pero tampoco impedirles disfrutar de aquellos que no están 'atribuidos' a su sexo. Es probable que se enfrenten a críticas por jugar con toda clase de juguetes, pero si padres y otras figuras poderosas para los niños, los apoyan, estas burlas no les causarán ningún problema.

En la Guía Orientativa 'Jugar para ser iguales', la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, en España, propone un decálogo para la buena compra y uso de los juguetes:

1. El juguete debe atraer la atención del niño o de la niña para jugar con él más de una vez.
2. Debe potenciar el desarrollo de la imaginación y la creatividad.
3. El juguete debe ser adecuado a su edad y gustos.
4. Tiene que ser seguro.
5. Cuando juegue con él, el niño o la niña tiene que sentirse satisfecho/a.
6. El juguete no debe ser utilizado para reproducir estereotipos sexistas.
7. El juguete puede ser utilizado por niños y niñas indistintamente.
8. Debe ayudar a los niños y a las niñas a respetar diferencias culturales y étnicas.
9. No debe fomentar comportamientos violentos.
10. El juguete debe fomentar valores humanos y personales.

DESCUBRE MÁS:

Videos virales: niños que te enseñan a jamás perder la capacidad de asombro 

Y EN IMÁGENES:

Mujeres muestran que las discapacidades no son un obstáculo

Include SSI