Carrie Fisher tuvo que perder 15 kilos para actuar en el nuevo film de Star Wars

La actriz indicó que la producción de “Stars Wars; El despertar de la fuerza” la obligó a bajar 15 kilos. “No querían contratarme entera, sólo tres cuartas partes de mi”, comentó Fisher en una entrevista.

Ya había sido noticia por aparecer en la última entrega de “Star Wars: El despertar de la fuerza” cuando se mostraron las primeras imágenes del clásico de ciencia ficción.

En aquella ocasión, se reveló a Carrie Fisher interpretando al personaje “Princesa Leia al natural”, es decir, con su pelo canoso y arrugas, algo no muy habitual en la industria hollywoodense.

Pero a pocos días de estrenarse esta nueva película, Fisher indicó a la revista británica Good Housekeeping que tuvo que bajar al menos 15 kilos para para volver a dar vida a “Leia”, el personaje que fue interpretado por primera vez cuando la actriz tenía 19 años.

princesaleia.jpg

hola.com

En la conversación, la actriz de 59 años ha asegurado que la obligaron a perder peso para interpretar a su icónico personaje. Sin embargo, aprovechó la oportunidad de bromear con respecto a esta petición:

No me querían contratar. Al menos no a mí entera. Solo a tres cuartos de mí.

De todas maneras, durante la entrevista criticó fuertemente a la industria del cine debido a su obsesión por la belleza y la juventud, principalmente con las actrices:

Nada cambia, es cuestión de apariencia. Estoy en un negocio en el que lo único que importa es el peso y la apariencia. También podrían decirme que me haga más joven, porque es así de fácil.

Finalmente, Fisher aceptó la propuesta de los realizadores, hizo dieta y ejercicio para bajar de peso y pudo interpretar a la princesa,  aunque el proceso y los resultados no le gustaron del todo:

Cuando perdía peso, no me gustaba sentirme mejor conmigo misma por eso. No soy así. Mi problema es que me hablan como a una actriz, pero yo los escucho como una escritora.

carriefisherjanuarycoverlarge.jpg

© Good Housekeeping

Además, la actriz criticó a la sociedad de California, donde siempre escuchaba comentarios en torno a su nueva imagen y pérdida de peso, pero nadie se preocupaba sobre su salud:

Tratamos la belleza como un logro y eso es una locura. Todo el mundo en Los Ángeles dice: “Oh te ves bien,” y te indican que has perdido peso. Nunca te dicen “¿Cómo estás?” o “¡Pareces feliz!”

En cuanto a su régimen para bajar de peso, la actriz y escritora señaló que “hizo lo que cualquiera tiene que hacer: comer menos y hacer ejercicio“. Sin embargo, fue un proceso complejo, pues le era más fácil añadir actividad física que privarse de algún alimento.