Actualidad

Convéncete a ti misma de lo buena que eres

No vivas pendiente de lo que los demás opinen de ti, porque la mayoría del tiempo sólo te tendrás a ti misma para tomar decisiones.

¿Vives tratando de agradar y de convencer a los demás de que eres suficientemente buena? Sí, es agotador. El sólo hecho de pensar en la ropa que te pondrás cada día puede tener una intención oculta: ¿los demás creerán que me veo bien así?

Espera. En todo el párrafo anterior no pronunciamos lo que debería ser más importante que todo lo demás: ¿te preocupas de convencerte a ti misma de lo que vales? Si eres insegura, es probable que pases la mayoría del tiempo pensando en las cosas malas que tienes, en vez de lo positivo.

La autoconfianza es la base de todo. No puedes pretender conseguir eso que tanto deseas si ni siquiera crees que lo podrás hacer. Los genios en la botella no existen, las hadas madrinas tampoco; sólo tienes tu propia confianza para dar un paso adelante en cada cosa que te propongas.

¿Te ha pasado que, incluso antes de decir o pensar algo, ya te descartaste a ti misma? Dejaste de ser el centro de eso que estabas pensando, te desplazaste y pusiste a los demás como prioridad.

Si ya tienes este hábito, te va a costar eliminarlo, pero con trabajo y esfuerzo vas a ver que es totalmente posible cambiar lo que piensas de ti misma. Son pequeños detalles, desde cómo te refieres a ti misma con los demás, hasta el lugar que ocupas en tu propia mente.

Si esperas que los demás te digan siempre lo especial que eres, tendrás que sentarte a esperar. Los seremos humanos piensan en sí mismos; no tiene nada de malo, de hecho, es una forma de protegerse del exterior.

Quizás recibas buenos comentarios, algunos serán sinceros y otros no. No vivas pendiente de lo que los demás opinen de ti, porque la mayoría del tiempo sólo te tendrás a ti misma para tomar decisiones. Si sabes que eres capaz, no vas a necesitar que los demás te alaguen siempre.

Ya sabes lo buena que eres, y con eso te basta.

Tags

Lo Último


Te recomendamos