Las reglas están por cambiar para los vloggers

El Reino Unido tiene una nueva política para los creadores de contenido, una práctica más honesta en lo que tiene que ver con sus patrocinios y contratos de publicidad.

Los Vloggers son un fenómeno mundial: personas que hacen pequeños videos sobre sus vidas, lo que hacen, y cómo lo hacen a través de sus tutoriales, y, por supuesto, también los productos que compran, les gustan o todo lo contrario. Todo el mundo tiene a sus favoritos, y muchos se han convertido en verdaderas personalidades internacionales (sino, pregúntenle a Yuya).

Seguro has descubierto uno o dos truquitos de belleza con estos videos, así como también de seguro te has acercado a ciertas marcas gracias a ellos. Han logrado un acercamiento muy superior a cualquier estrella de televisión. El fenómeno es tal, que sientes, o te gustaría que fueran tus amigos. Esto lleva varios años creciendo en popularidad, además de que para muchos jóvenes representa una forma de comenzar su propio negocio.

Ultimamente, este formato es sumamente popular, no sólo para los consumidores y creadores de contenido, también para las marcas que buscan maneras cada vez más innovadoras para promover sus productos. ¿Y qué formato más funcional que siendo de los favoritos de las estrellas de Youtube más populares?

Aunque de seguro este sistema ha sido funcional para creadores y patrocinadores, podría ser un poco engañoso para los consumidores, y en el Reino Unido han notado esto. Shariar Coupa, director del Comité de prácticas publicitarias, lo admitió en una rueda de prensa:

Simplemente no es justo que nos anuncien cosas y no estemos al tanto de ello.

Por lo que han lanzzado un nuevo estándar al respecto:

Cuando se trata de los vloggers (o bloggers, o cualquier persona que cree contenido original), la suposición es que se menciona una marca como decisión del que publica el contenido. Por ello, si hay una relación comercial, debe ser aclarada.

No sólo aclara esto para los consumidores de contenido, también para los creadores,según Hello Giggles define claramente qué se puede tomar como patrocinio:

Si el contenido es controlado por la marca y no el creador, y está escrito a cambio de un pago (en forma monetaria o en especie), entonces es una publicidad y debe ser identificada como tal.

Siendo totalmente honestos, se trata de cualquier cosa que no hayan comprado ellos mismos. Cualquier contenido que incluya una marca que haya pagado o regalado productos al creador debe tener en su leyenda “Anuncio”, o “Patrocinado”.

Puede parecer un golpe duro a los creadores de contenido, sin embargo, a todos les puede resultar beneficioso. Ya que está más claro este modelo, las marcas podrán aprovecharse menos de su recurso de regalar productos a cambio de publicidad. Si todo debe ser marcado como tal, problablemente muchos vloggers prefieran contratos escritos y pagados en dinero, no en cosas. Es una forma de revalorizar su trabajo, así como ser más honestos con sus espectadores.

Aunque muchos espectadores relacionan el patrocinio negativamente, es importante que recordemos que estos creadores merecen un pago a sus esfuerzos por mantenernos entretenidos, al final de cuentas, es algo que no sale de nuestros bolsillos. Ojalá esta práctica se popularice más en los medios en español.