Cómo provocar orgasmos a mujeres de la vida real

¿Qué escribirías si tuvieras que explicarle tus orgasmos a una pareja pasada o futura?

Existe un Tumblr llamado How to Make Me Come (Cómo hacer que me venga), un hallazgo que tuve que venir a comentar.

La creadora, una chica de 27 años que firma como Sylvia, se dio cuenta de lo difícil que era hablar con su pareja sexual sobre cómo satisfacerla, y decidió valerse de la red para averiguar más sobre este problema.

En How to Make Me Come puden leerse miniensayos (con la extensión aproximada de una cuartilla) sobre lo que las mujeres esperan sentir. Es como si estas chicas les explicaran a sus parejas, hombres en su mayería, lo que quisieran que sucediera (y que no está sucediendo)

Los textos son anónimos, un material no sólo ilustrativo, sino diverso y sumamente entretenido. Una puede pasar horas leyendo lo que otras chicas tienen que decir sobre sus orgasmos, ese fenómeno que cuenta con su día marcado en el calendario pero que sigue representando un misterio para muchos.

¿Para qué leer o escribir acerca del placer sexual, desde la perspectiva de las mujeres? En la presentación del sitio, Sylvia dice:

Imagina que pudieras darle tu ensayo a una pareja sexual, pasada o futura, y quedar libre de juicios o repercusiones. ¿Qué te gustaría que esa persona supiera?

[…] Queríamos comenzar un diálogo sobre cómo las mujeres alcanzan el placer sexual, algo que muy a menudo es ignorado, devaluado o malentendido.

Entre los ensayos reunidos una puede encontrarse con cachondería, frustración, ironía, celebraciones del cuerpo, maldiciones y un puñado de experiencias que fueron importantes en un momento dado, ante las que fue necesario reaccionar.

Hay hasta un instructivo, como los que escribía Julio Cortázar (una vez yo escribí uno de esos, trataba de felaciones), cuya última fase sugiere algo del tipo: yo ya me vine, llegado este punto mi prioridad será hacer que te vengas tú. ¿Verdad que es lindo?

Claro que es lindo. La reciprocidad es linda. Eso es lo más interesante. El placer, el orgasmo, la excitación, son acontecimientos definitorios, y no suceden como en el grueso de la pornografía, que tiene muchas bondades, pero no es precisamente recíproca.

Como dice Caitlin Moran en How to Be a Woman: hace falta pornografía centrada en el orgasmo femenino, en orgasmos verdaderos, en un clímax que represente el placer de las mujeres, que esperan pasarlo bomba y no sólo gemir ininterrumpidamente para terminar bañadas en semen, hayan alcanzado el orgasmo o no.

Por otra parte, el ejercicio que propone Sylvia es atractivo en tanto nos ayuda a darnos cuenta de qué esperamos del sexo, del placer y del orgasmo… qué esperamos de nosotras y del otro.

La idea es tan buena que estoy resuelta a escribir mi propio ensayo. Ya lo dejaré por acá cuando esté listo.