Video expone el otro lado de Planned Parenthood

¿Conoces las otras cosas horribles que suceden en Planned Parenthood?

Después del escándalo y la controversia en la que cayera la clínica estadounidense de planeación familiar “Planned Parenthood” por un video filtrado que habla sobre la supuesta venta de fetos (después de los abortos en estos lugares), la mayoría de las campañas políticas en curso (y sobre todo de republicanos), se han tomado a la tarea de eliminar estas clínicas.

La verdad es que todos estos precandidatos se están tomando a la tarea de retomar un tema sensible como lo es el del aborto para elevar sus puntos en encuestas. Porque quieren verse como los grandes defensores de la vida, o algo parecido.

Cualquiera que sea su ángulo para luchar con esta institución, se están saltando una gran verdad: estas clínicas no se dedican sólo a brindar terminaciones de embarazos, sino a dar un cuidado completo de salud sexual, anticonceptivos, información, cuidado prenatal, etc. Es una epítome de lo que dice su nombre en inglés: planificación familiar.

El portal Funny or Die hizo un video que previene sobre todas las “cosas horribles” que suceden en estas clínicas, lo cual al menos logran hacer con un poco de humor.

¿Qué actividades horribles están pagando tus impuestos?
Estaba embarazada la primera vez que fui a Planned Parenthood. Me llevaron por un pasillo estrecho a un cuarto lleno de instrumentos médicos. Y me dieron geniales consejos… para cuidado prenatal.
Fue extraño cuando llegué ahí, casi me sentí bienvenida (?)
No pude creer cuando me pidieron que me pusiera una bata. Se abren de atrás. Se salía mi trasero.
¿Qué consultorio hace eso?
Me pidieron tomar mi presión arterial. ¡Es mía!
Planned Parenthood busca sin descanso cáncer cervicouterino y mamario.
Me preguntaron todo sobre mi historia médica.
Me dijeron que era opcional responder.
Pero, ¿puedes creer que tuvieron los cojones de preguntar?
Fui a preguntar sobre anticonceptivos, y no me guardaron ningún detalle.
Me hicieron sentir a gusto preguntando cualquier cosa. Y quiero decir cualquiera.
Sólo contestaban pregunta, tras pregunta, tras pregunta que tenía.
Planned Parenthood me abruma con la libertad de hacer mis propias decisiones.
Yo, una mujer.
Sin tener que preguntarle a mi congresista.
Fue horrible.
Cuando pregunté quién pagaba los servicios de aborto, estuve horrorizada de descubrir que son pagados por inversiones privadas.
Y todo el dinero del gobierno se va a anticonceptivos y planificación familiar.
Increíble.
97% de sus servicios ni siquiera son abortos. Anticonceptivos, planificación familiar, salud del hombre. Harán cualquier cosa.
Patético.
¿Saben que es enfermo?
Ayudan a investigaciones con células madres que trabajan en descubrir curas para el cáncer, el alzheimer y otros.
¿No es asqueroso?
Tocaron mis senos. O sea, era un examen mamario, pero igual…

Hombre: Nunca olvidaré cuando fui a Planned Parenthood: fue fácil. Fue para un examen físico, los hombres pueden ir ahí también. Genial recurso.

Eliminar Planned Parenthood no es sólo pronunciarse en contra del aborto, es quitarle a miles de mujeres y hombres el derecho y el acceso a una sexualidad sana y segura. Lo cual, a la larga, sabemos que es problemático para cualquier comunidad. Ojalá los candidatos no se decidan por la salida fácil, e investiguen mejor la próxima vez. De paso, ojalá que dejen de poner sobre la mesa y a debate el tema del derecho al aborto una y otra vez. Hay muchos otros asuntos por discutir.