La venta de fórmula láctea en México será sólo con receta

La secretaría de salud continúa con su estrategia de promoción de la lactancia materna. ¿Será que esta es la mejor manera de hacerlo?

En México, los niveles de lactancia materna son preocupantes, sólo el 14.4% de las mexicanas está en posibilidades de amamantar. Pero resulta mucho más preocupante el hecho de cómo la secretaría de salud se ha tomado a la tarea de promover esta forma de alimentación. Primero, con su campaña de “No le des la espalda, dale el pecho”, que fue un desastre en redes sociales y ampliamente criticada. Ahora, tienen una nueva estrategia: limitar la venta de fórmula láctea a sólo aquellas madres que cuenten con una receta.

Como si de un antibiótico se tratara, si no se cuenta con una receta médica, no se podrá obtener este producto. Como explica el secretario de prevención y promoción de salud, Pablo Kuri Morales a Excélsior:

Es una reforma al reglamento de control sanitario de productos y servicios, específicamente los artículos 146 y 147 de dicho reglamento, que ahorita está en las últimas etapas de revisión que, en términos generales, no habrá promoción del empleo de productos de fórmula o sucedáneos de la leche materna y sólo se permitirá cuando esté indicado.[..]Se trabaja en una Norma Oficial Mexicana para la promoción de la lactancia materna, tomando en cuenta los bajos niveles de esta práctica, que son 14.4 por ciento de las mexicanas que estarían en posibilidades de amamantar.

Su meta es levantar la lactancia materna a un 28%. Isabel Crowley, representante de la UNICEF en México, admitió que

La lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida y hasta los dos años de edad, combinada con otros alimentos, es la mejor vacuna para proteger de las diferentes enfermedades a los niños y la forma más económica de salvar vidas.

Ella misma reconoció que es necesario y urgente un marco jurídico que beneficie a las madres que trabajan, para que tengan los espacios necesarios habilitados para poder hacerlo sin problema. Claro, se discutieron estas medidas recientemente en el Foro de Lactancia Materna, sin embargo no se han hablado de medidas concretas.

Aunque para el marco del Tercer Foro Nacional de Lactancia Materna 2015, el lema fue “Amamantar y trabajar es posible”, a mi parecer y al de muchas madres molestas en Facebook, al señor Kuri y sus asesores se les están olvidando varias cosas:

Cambiar el hecho de que las mexicanas no amamanten es un proceso que será gradual. Y será gradual porque en las oficinas no hay espacios especiales para amamantar en las oficinas ni en la vía pública (en algunas oficinas me ha tocado ver a mujeres que tienen que ir al baño a sacarse la leche).

Hay un moralismo terrible en contra de las madres que amamantan en la vía pública (por parte de otras madres y mujeres), que las juzgan de “exhibicionistas”.

Aún cuando lleven una cobija para cubrirse, es incómodo para el bebé estar cubierto por una manta, en especial si hace calor.
Muchas terminan amamantando en baños públicos que no son para nada los lugares idóneos para que sus bebés se alimenten.

No todas las madres pueden amamantar, es un fenómeno que sucede.

El quitar la fórmula láctea restringe la libertad de muchas mujeres, aunque cabe aquí mencionar que la lactancia se puede mantener aunque no se esté todo el tiempo cerca del bebé.

Los beneficios de amamantar los primeros seis meses no son tan conocidos ni difundidos en México.

Sí, claro, la fórmula láctea es el método más fácil para alimentar a los bebés, sin duda. Eso no quiere decir que de golpe se deba castigar así a las madres que han tomado la decisión de usarla, restringiendo el acceso, y creando una situación de estrés más. Son las cosas que suceden cuando son hombres los que deciden sobre el cuerpo de las mujeres.

¿Qué opinan las madres al respecto?¿Van a correr a comprar botes de fórmula a las tiendas como si no hubiese un mañana?