Controversia por supuesta venta de órganos de fetos en EE.UU.

Un video grabado por el Centro para el Progreso Médico muestra a la directora de una organización que realiza abortos hablando de la extracción y venta de tejidos de fetos abortados.

A pesar de que el aborto es legal en Estados Unidos desde 1973, una organización que ofrece “formas seguras de terminar embarazos” se convirtió en el foco de discusión en ese país.

La polémica surgió por la filtración de algunos videos en los que aparece Deborah Nucatola, Directora de Servicios Médicos de Planned Parenthood,  hablando sobre la “entrega” de tejidos de embriones y fetos abortados.

Como se informa en El Mundo, el video fue grabado en un encuentro entre una supuesta “clienta” y Deborah Nucatola, y en esa conversación, la representante de Planned Parenthood describe abiertamente los órganos que las personas demandan.

La filtración del video grabado por el Centro para el Progreso Médico encendió las alarmas sobre el tráfico comercial de partes humanas, hecho que se considera un delito grave en la mayoría de los países del mundo.

Luego de que se dieron a conocer estos videos, los representantes de Planned Parenthood se excusaron declarando que esto sólo corresponde a donaciones a centros de investigación y no a venta de órganos o embriones abortados.

Sin embargo, en el video Deborah Nucatola expresa claramente que cada “espécimen” costaría desde $30 a $100 dólares dependiendo de el tipo de órgano o tejido que requiera el cliente.

El diario The New York Times publicó una columna de opinión al respecto, en la que su equipo editorial afirma que el video es un montaje editado para perjudicar a Planned Parenthood y que el único objetivo de éste era hacer creer que la organización trabajaba de forma ilícita.

Esta organización que realiza abortos legalmente recibe donaciones de personajes políticos como Donald Trump y Rand Paul, y el mismo Barack Obama ha declarado anteriormente que vetará cualquier ley que deje sin fondos a Planned Parenthood.