Amnistía Internacional revela crítico informe sobre aborto en Chile

El organismo publicó un informe basado en experiencias y testimonios de mujeres chilenas cuyos embarazos se complicaron por las tres causales que ahora se discuten entre autoridades y parlamentarios.

Crítica, directa y punzante: esa es la posición que ha tomado Amnistía Internacional en torno al sistema legislativo que penaliza rígidamente el aborto en Chile.

Con su informe “Chile no protege a las mujeres: la criminalización del aborto viola los derechos humanos”, este organismo expone la necesidad de cambiar la legislación actual por una que proteja a las mujeres y sus derechos.

Como se expone en el sitio oficial de Amnistía Internacional, el informe fue hecho en base a la recopilación de experiencias y testimonios de mujeres chilenas que vivieron embarazos riesgosos por las tres causales que actualmente se discuten entre parlamentarios y autoridades.

Con esta información, el organismo internacional intervino indirectamente en el debate por el proyecto de ley de despenalización del aborto en Chile, y las historias de estas mujeres describen con detalle el sufrimiento que muchas de ellas debieron soportar en sus embarazos.

auno482327.jpg

© Agencia Uno

Ana Piquer, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional, declara en este informe que es necesario que las mujeres y niñas chilenas puedan opinar sobre su embarazo en situaciones adversas:

La enorme desprotección que viven las mujeres que se enfrentan a situaciones como las tres antes descritas, implican una serie de violaciones a sus derechos humanos.

La legislación chilena, al criminalizar el aborto en todos los casos implica que, en la práctica, las mujeres y niñas en Chile que viven un embarazo de riesgo, inviable o resultado de una violación, se ven enfrentadas a una larga cadena de situaciones que las dejan sin protección: desinformación y maltrato; incapacidad de hacer valer su opinión acerca de cómo sobrellevar la situación.

Dentro de los testimonios expuestos en este informe, están los de mujeres que quedaron embarazadas producto de una violación, que pusieron en riesgo su vida y la de su bebé o que debieron seguir adelante con un embarazo que era médicamente inviable:

Rossana vivió la brutal experiencia de la violación. Fue en 1989 cuando el chico con quien había empezado una inocente relación amorosa, la forcejeó y la violó. Ella vivió esta triste experiencia casi en la soledad, decidió que no podía tener un hijo de un hombre que le había hecho tanto daño y que detestaba. Ella abortó clandestinamente en la casa de un médico.

Las experiencias de estas mujeres muestran la realidad sobre la criminalización del aborto en Chile y respaldan la necesidad de que se apruebe la ley de despenalización del aborto con urgencia en el país.