Primer Ministro de India propone celebrar a las hijas con selfies

Una campaña que levanta las preguntas sobre qué tan efectivo puede ser un llamado como este. ¿Qué tanto puede impulsar al cambio una selfie en una sociedad patriarcal? ¿Estarán los gobertantes confiándole demasiado a las redes sociales?

Aunque el primer ministro de India, Narendra Modi, no tiene hijos, se le ocurrió una forma muy simple de celebrar a las hijas: con una selfie. Puede sonar trivial, sin embargo, está despertando consciencia sobre otro gran problema que sucede en su país: una brecha de género muy grande.

Y la verdad es que la campaña se ha vuelto viral, con gente de todo el mundo respondiendo al Hashtag #SelfieWithDaughter, por supuesto, se convirtió en trending ropic. Es parte de la estrategia del primer ministro llamada: Beti Bachao, Beti Padhao (salva a la hija, educa a la hija), que busca combatir la falta de equidad de género en su país.

El objetivo de esta dinámica en Twitter en especial, va a la apreciación de la mujer por parte de las familias, quienes en su mayoría, cuando se trata de tener descendencia prefieren un hijo varón.

En India, por cada 1,000 niños, hay 918 niñas, un número más bajo que en 1991 cuando se reportaban 945.

Mucho de esto se debe a la apreciación que se tiene sobre los hijos: mientras que tener un hijo varón es visto como una gran bendición, tener una hija no lo es tanto. Y mientras que eso es aún común en muchas partes del mundo, lo que no lo es es el aborto selectivo basado en el género.

En este país, de acuerdo al Washington Post, está prohibido realizar pruebas para conocer el sexo del feto, o realizar un aborto selectivo basándose en ello. Pero como bien sabemos son medidas que tardan tiempo en implementarse.


La campaña de Modi
ha sido por muchos juzgada como superficial, y algo que en realidad no soluciona nada. Como dijo la actriz, Shruti Seth a través de su cuenta en Twitter:

Una selfie no es un motor cambio, señor Primer ministro, intente las reformas.

Hace falta explorar más profundamente qué es lo que impide que se logren las condiciones de igualdad en India e inspira a violaciones, o a la total preferencia de tener hijos varones, aunque se han adoptado medidas legales para prevenir los abortos selectivos.

De nuevo, como con el caso del activismo Meryl Streep, nos topamos con el mismo argumento de “queremos igualdad porque tu hermana/amiga/madre lo merece”, olvidándonos un poco de que la igualdad es necesaria porque somos seres humanos y punto. Esa es, sin duda, la idea que debe quedar más clara.

Mientras que Narendra Modi tendrá que tomar acciones que promuevan un cambio más profundo entre los habitantes, profesar amor por las hijas no puede ser dañino.