Déjà vu: ¿de qué se trata?

¿Quién no ha experimentado un déjà vu? Es un fenómeno súper común que a todos nos hace preguntarnos lo mismo: ¿qué sucede detrás de él?

La sensación de que ya has estado en el mismo lugar más de una vez o que has sentido, escuchado o visto lo mismo, no te hace ningún marciano. Le pasa al 70% de las personas. Se trata de un déjà vu.

De repente parece uno de esos trucos de la mente, otros opinan que verdaderamente es la temporalidad del universo jugando con nuestra propia percepción del tiempo. Esto es lo más loco, ya que implica que —de ser así— entonces nuestro cuerpo físico está en una dimensión distinta en un momento determinado.

Dada la complejidad del asunto, empecemos por lo primero; la palabra déjà vu tiene su origen en el idioma francés y se traduce como “ya visto”. Varios científicos se han dedicado a investigar a fondo este fenómeno, entre ellos un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Colorado (EU).

El experimento consistió en jugar con la realidad virtual, creando un mundo tridimensional. Un grupo de prueba debía interactuar con este mundo y realizar actividades cotidianas como hacer de comer, hablar con otras personas, salir a caminar, etc. Se generaron aproximadamente 128 escenas divididas en pares, en las que los objetos que las conformaban permanecían exactamente en el mismo lugar, lo único que cambiaba era el tipo de interacción.

Después de un buen tiempo, los científicos preguntaron a los participantes si en algún momento habían sentido una especie de déjà vu, a lo que varios respondieron que sí.

La conclusión fue que este fenómeno es una relación que hace la mente entre nuevas experiencias y experiencias muy similares del pasado que se instalan en nuestra memoria y nos engañan haciéndonos creer que ya lo habíamos vivido.

Existen diferentes tipos de déjà vu y teorías al respecto. Este tipo de “repeticiones” se pueden dar con sensaciones específicas, visitas a lugares a los que nunca habíamos ido, pero creemos que ya habíamos estado ahí antes, olores, sabores, incluso las ocasiones en las que tenemos algo “en la punta de la lengua” también son un tipo de déjà vu.

Todavía no existe una teoría que explique su verdadera razón de ser, pero es un hecho que el misticismo continúa y sigue siendo la más aprobada por las personas. Nos suena más lógico que nuestro cerebro de repente reconozca y ordene las señales de una manera desorganizada y errónea como su origen principal.

Sea como sea, este tema sigue despertando la curiosidad de los mejores científicos alrededor del mundo, y es que cualquier cosa relacionada con la funcionalidad de la mente humana requiere explicaciones contundentes y claras.

Esperamos pronto tener más noticias sobre este fenómeno. ¿Tú qué opinas?