Bájale dos rayitas al estrés

El lunes agoniza y si no hiciste más que hacer corajes, entonces esto es para ti.

El inicio de semana es el día favorito del estrés, aparece de una manera casi incontrolable y, como buenos mortales, pocas veces sabemos qué hacer con él. Sus efectos son inmediatos, entonces tenemos que actuar rápido para que no nos eche a perder el día ni nos haga reaccionar de manera agresiva.

Esto es lo que puedes hacer cuando experimentes una situación de estrés y necesites mantenerte tranquilo.

Ubícate en el momento

Lo peor que puedes hacer en ese momento es recurrir a las suposiciones. Ubícate en el instante y lugar en donde estás para que desde ahí visualices tus alcances. ¿Hasta qué punto te es posible resolver el asunto ahora?

Cuando hagas esto, tendrás más claridad para actuar. Cada vez que surge un problema, nuestra memoria vuela al pasado y lo relaciona con algo similar, encendiendo una especie de alerta que nos llena la mente de probabilidades negativas.

En ese momento lo único que debes hacer es aislarte unos minutos y poner orden a tus pensamientos definiendo el problema, la solución y lo que puedes hacer en ese momento, no después.

Bájale al café

La cafeína nos acelera y mantiene nuestra mente a mil por hora. Un cafecito en la mañana nos cae bastante bien, pero si nos tomamos 4 tazas en el día, el mundo revoluciona con nosotros, dormimos menos y se nos dificulta relajarnos.

Aléjate del ambiente negativo

Cuando hay una situación de estrés, no sólo te afecta a ti, sino a todos los involucrados o los que están contigo. Lo mejor en ese caso, es alejarte; sal a caminar, lee algo bonito, mira un video alegre o acércate a personas agradables.

Agradece

Llegaron y te dieron la mala noticia, antes de ofuscarte, piensa rápidamente en tres cosas por las que estás agradecido y mantenlas en la mente hasta que todo pase. Con esto estás equilibrando las cosas y evitas salirte de control.

Escribe

Otra cosa que puedes hacer en el momento, es tomar papel y lápiz y escribir absolutamente todo lo que sientes. Bueno o malo. Esto es un súper ejercicio y es muy personal, por lo que difícilmente alguien saldrá dañado. Al contrario, después de hacerlo dale una leída y seguramente no te va a gustar nada de lo que leas.

En fin, el estrés llega de muchas maneras, y para eliminarlo sólo tenemos pocas alternativas. Ocúpate de estar al día, ser más organizado, juntarte con personas positivas y desarrollar ambientes en zonas tranquilas y relajadas. Ayúdate y la vida te ayudará.