10 cosas que te distraen sin darte cuenta

El celular, los correos, las relaciones tóxicas, entre otras cosas, son fugas de tiempo casi invisibles.

La distracción es la peor enemiga de nuestra agenda y la mejor amiga del ocio. Durante el día tenemos un sinfín de distracciones a las que malamente estamos habituados y ni siquiera nos enteramos.

Si te pasa que de pronto se termina el día y no alcanzaste a hacer ni la mitad de lo que tenías pendiente, seguramente te estás distrayendo. De manera automática, hacemos cosas que parecen breves y mundanas, pero son las que más fuga de tiempo producen. Sigue leyendo y entérate de qué estás haciendo que no te deja tiempo para lo importante.

Redes sociales

No tiene nada de malo no soltar el celular nunca, pero si todo el tiempo lo utilizas para checar tu Facebook, Twitter, Instagram o cualquier otra red social del tipo, todo tu tiempo se está yendo por ahí.

No parece nada grave mientras esperas en la fila o en el baño, pero es un hecho que si en el primer minuto libre que tienes lo utilizas para perderte en el mundo de las redes sociales, pocas veces tendrás tiempo para planear otras cosas.

Ambiente laboral pesado

En general, cualquier ambiente negativo o pesado es un distractor. Pero hago referencia al de nuestro trabajo porque es el lugar en donde pasamos el mayor tiempo de nuestro día, y si no nos sentimos cómodos, todo se complica; no somos productivos, no entregamos las cosas a tiempo y nos volvemos paranoicos con todo lo que pasa a nuestro alrededor.

Parejas conflictivas

Nuestras relaciones de pareja influyen demasiado en la forma en que administramos nuestro tiempo. Cuando tenemos a nuestro lado a una persona posesiva, las llamadas son cada hora, además de que no nos deja tener una agenda libre.

Debes saber que una relación de ese tipo no sólo te consume emocionalmente, sino también te puede traer problemas laborales.

Juntas

Sigo sin entender por qué en casi todas las empresas las juntas son tan necesarias. Lo peor es que la convocatoria es exagerada cuando el asunto se puede arreglar a través de un correo o una reunión pequeña y breve.

El hecho de que las juntas sean parte del día a día en cualquier oficina, quiere decir que debamos llenar nuestra agenda de ellas. Optimiza tus reuniones.

Dudas

No siempre sabemos qué hacer, ni cómo, pero es un hecho que cada vez que nos detenemos a analizar las cosas y preguntarnos cuál es la mejor solución, de pronto ya pasó una hora y no llegamos a nada.

No quiere decir que cuestionarse no es bueno, pero el reto es convertirte en una persona más asertiva al momento de tomar decisiones.

Asuntos pendientes del pasado

Aunque la idea sea aprovechar el tiempo para sacar todo lo de la agenda del día, a veces venimos cargando con todo lo que no hemos podido resolver antes, como el pago pendiente, el correo que quedaste de mandar hace una semana, la junta con tal cliente, etc.

Todo lo que agendes y no alcances a hacer, se irá recorriendo día por día hasta que te des el tiempo para cumplirlo. De lo contrario, siempre ocupará un espacio en tu agenda.

Hasta ahora no conozco a nadie que pase 100% de su día haciendo lo que debe hacer; a todos nos ganan esos minutos en los que necesitamos salirnos de donde estamos y distraernos un poco. Sin embargo, recuerda que las pequeñas fugas de tiempo son casi invisibles.