Las 4 reglas de oro para las mujeres emprendedoras

Si estás pensando en iniciar un proyecto personal, no te olvides de tomar en cuenta estos consejos.

El tema del emprendimiento se está poniendo cada vez más de moda. Las razones sobran, pero me encanta la idea de que las mujeres estemos tomando la iniciativa y dando pasos firmes en la independencia laboral.

Decidirlo no es sencillo, sobre todo cuando pensamos en la inseguridad económica y el enorme esfuerzo que requiere. Pero pase lo que pase, si lo has considerado alguna vez no desistas y mejor inspírate con la siguiente lista de 4 cosas que todo emprendedor necesita para comenzar con el pie derecho, cortesía de la Jefa de Carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico.

Arriésgate

Lo más duro es dar el primer paso, una vez que lo haces lo demás es cuestión de agarrarle el modo. El temor al fracaso es tu primer reto a enfrentar y pasar de la idea de un negocio a un verdadero plan de acción es un punto clave. El grave error es dejar las ideas en sólo eso y no ejecutar por temor a que no funcionen.

Sé responsable

La disciplina y la responsabilidad serán tu motor desde el comienzo. Un plan necesita organización de actividades y tiempos para que todo marche de la mejor manera posible y quites del camino la mayor cantidad de contratiempos. Ten presentes tus objetivos todo el tiempo y entiende que este proyecto es tu bebé y como tal exige tiempo y dedicación.

Sé persistente

En el camino te vas a topar con un sinfín de obstáculos, no necesariamente por falta de organización, también tenemos a la competencia y a las personas que les encanta boicotear el éxito ajeno. La persistencia te ayudará a mantenerte en pie incluso en los momentos de más dudas. Nunca claudiques sólo por un error y mantén siempre la dirección hacia tus sueños.

Ten tu plan de negocios por escrito

Como lo mencioné al principio, una idea nunca será tan valiosa como el plan que elabores para llevarla a cabo. Así que si tu idea es demasiado genial, con mayor razón asegúrate de prepararle todo para hacer que funcione. Existen, afortunadamente, empresas que se dedican a asesorar este tipo de iniciativas.

Acércate a las personas que saben del tema y antes de tirar la toalla o creer que es demasiado o no puedes con eso, piensa en que si fuera fácil todos lo harían. No te desanimes y conviértete en toda una mujer emprendedora.