Enamórate de los lunes

Aprende a verle el lado bonito al inicio de semana con estas 5 opciones.

Típico, es lunes por la mañana y lo primero con lo que debes lidiar es con la mala cara de tu compañero o colega porque, siendo honestos, el inicio de semana no es del todo agradable.

No hay nada de qué preocuparse. Los lunes pueden convertirse en tus días favoritos si los sabes aprovechar bien; es el día en el que se toman las mejores decisiones laborales y marca el inicio de un ciclo que puede servirte para organizarte, terminar asuntos pendientes o proponerte cosas nuevas.

Enamorarse de los lunes no es tan difícil, yo te comparto su parte bonita para que poco a poco les vayas agarrando el gusto y descubras por qué estos días son lo máximo.

El mejor día para planear

Inicia la semana y estás desconectado del mundo, por eso es complicado reincorporarse a las actividades. Pero créeme, no hay mejor momento para planear que ése. Uno, programa tu despertador temprano, dos, anota todo lo que debes hacer el resto de la semana (lo más importante) y tres, trata de adelantar todas esas tareas el lunes.

Ponte guapo/a

Para empezar, procura que lo primero que veas en el espejo te guste. Es una sensación muy linda empzar el día sintiéndote linda o guapo, porque eso automáticamente te pone de buenas. Para enamorarte de un lunes, primero debes enamorarte de ti, toma lo mejor que tengas en tu guardarropa, tu loción favorita y ¡manos a la obra!

Hazlo divertido

Termina con la idea de que los lunes son 100% pendientes y trabajo. Se vale planear algo tranquilo con las amigas, como una escapadita al cine, un café o cenita en casa. El punto es hacer algo divertido o tener planeado algo que te guste para que no sientas que será un día aburrido.

Utiliza los lunes para destacar

Convíertete en algo así como el alma de la fiesta, pero de los lunes. Imagina lo bien que te vas a ver siendo la única persona sonriendo y aceptando con todo esos días que todo mundo odia o que mientras todos se quejan, tú sonríes y traes la mejor actitud.

Aprovecha mejor los viernes

En lugar de esperar que den las 6 de la tarde un viernes para salir corriendo de la oficina, mejor aguanta una hora más y ponte al corriente con lo más complicado que te espera el lunes. Está comprobado que de esta manera descansas más el fin de semana.