Momentos en que las redes sociales nos ponen en verguenza

La tecnología es una herramienta muy útil, pero a veces es la culpable de momentos muy vergonzosos en los que queremos que nos trague la tierra.

Las usamos todos los días y además de entretenernos, nos facilitan la comunicación con los que están lejos. Las redes sociales están ahí para servirnos, para que les saquemos el mayor provecho posible y para las usemos como se nos antoje.

Pero, entre tantas fotos en Instagram, comentarios en Facebooktuits, es muy probable que a veces nos equivoquemos y pasemos una que otra vergüenza. ¿A quién no le ha pasado que, sin querer, aprieta like en la foto de su amor platónico secreto?

Son cosas de todos los días, que nos dan risa, pero que de todas formas nos hacen pasar vergüenza. El punto es que nos da vergüenza, porque en el día a día y en las relaciones cara a cara, no le decimos “me gusta” a las personas en la calle.

Se supone que tenemos control de nuestros propios perfiles; podemos decidir qué publicar, qué imagen vamos a compartir o a quién queremos darle un like coqueto. Pero somos seres humanos y nos equivocamos.

8660292581d0621583cfz.jpg

(cc) Tony Vincelli / Flickr

Cuando estamos mirando el perfil del amigo de un amigo que encontramos guapo, y sin querer le enviamos una solicitud de amistad, queremos que nos trague la tierra. Peor aún es cuando esa persona nunca contestó la solicitud, más vergüenza nos da.

El auto corrector del celular es un ejemplo claro de cómo la tecnología nos puede poner en ridículo. Claro, podemos desactivarlo, pero es útil cuando tienes que escribir más formalmente, así no te saltas tildes o evitas errores ortográficos.

A pesar de esto, el auto corrector es especialista en hacernos pasar vergüenza, sobre todo cuando, sin querer, le escribimos a un compañero de trabajo “te amo”, cuando en realidad queríamos decir “te llamo”.

En Instagram, el cuento es otro. Es mucho más fácil equivocarse, pones el dedo sin querer sobre la foto de tu ex con su nueva novia, y se marca ese bendito corazón que, en realidad, te gustaría que fuera un emoji un poco más ofensivo. Sin necesidad de especificar, ustedes se imaginarán cuál sería perfecto para eso.