¿Y si invirtieras en vez de casarte?

Si creías que una gran fiesta era una genial inversión…

La llamada generación Y, o los millennials, estamos deshaciéndonos cada vez más de esos gastos que la sociedad consideraba indispensables para el éxito y que muchos de nosotros creemos innecesarios compromisos a largo plazo, o que simplemente no nos sirven para nada.

Comprar casa o auto es opcional para un millennial, o que pensamos muy a fondo, como muchas otras cosas en la vida, inclusive las tarjetas de crédito.

Según la revista Time, un 25% de los millennials no se están casando, o esperan hasta que están bien establecidos para hacerlo.

Según Psychology Today, no es que no queramos hacerlo, simplemente que no lo queremos hacer tan pronto y ciegamente como solían hacerlo otras generaciones, aunque sabemos que era el furor del momento. Razones totalmente válidas, si pensamos en todo lo que una boda implica.

Si asistir a uno de estos eventos involucra un gasto importante, no hablemos de la inversión que involucra crear una de estas mágicas veladas.

Se dice que el gasto promedio puede variar entre unos 10 mil y 30 mil dólares, según Slate, pero claro, todo depende de cada pareja: cómo será su concepto, dónde será, a quiénes invitarán, qué es aquello que no pueden dejar pasar y qué es eso en lo que prefieren no invertir tanto, etc.

Todo para que un buen día la pareja se pregunte:

¿Habremos gastado demasiado en la boda?

Ahora hay una forma de calcularlo. En el portal Slate, hay un calculador que te dice cuánto dinero habrías ganado si en vez de invertirlo en la celebración, lo hubieras invertido en la bolsa. Sólo hay que poner cuántos años llevas de casado y el dinero que se gastó para la ceremonia.

Por ponerles un ejemplo, si se hubieran casado en 1990, invirtiendo 10 mil dólares, esa inversión habría podido crecer a 100 mil.

boda-1.jpg

(C) Slate

¿Y tú? ¿Ya calculaste qué tan ricos serían?