Regálate 5 dosis de autoestima durante el día

Agradecer, atraer pensamientos positivos y decretar las cosas es parte de este nuevo plan.

Es normal que durante el día sintamos bajones de ánimo, sobre todo cuando traemos una carga pesada de trabajo o de pensamientos negativos porque nos enojamos en casa, con el novio o nuestra mejor amiga. Lo más complicado es tener control sobre nuestras emociones, y generalmente lo que nos da más ansiedad es perder nuestra propia seguridad.

Es momento de ponerle fin a esa sensación de angustia o inseguridad que sucede durante el día. Que llegue y se vaya. Hay 5 momentos del día en los que puedes trabajar en ello, a continuación te proponemos algunas cosas.

Al despertar

Casi todo tu día está determinado por el ánimo y la forma en la que pones un pie en el mundo cuando despiertas.

Primero, todas las mañanas elige 5 cosas por las que te sientas agradecida y repítelas en voz alta. Después piensa en tu mayor reto del día y repite tres veces “yo puedo hacerlo“.

Puede ser cualquier cosa, desde agradecer porque despertaste, porque dormiste rico, porque el día está despejado o llueve. Y para el reto, procura que sea de lo que más te cuesta trabajo.

En tu trabajo o escuela

Cambia de postura constantemente y en cada una procura que tu pecho esté siempre abierto para recibir suficiente oxígeno.

Adoptar posturas que faciliten la circulación, te ayuda a disminuir el cortisol, la hormona del estrés. Así que ponte un recordatorio para hacerlo cada hora.

Cuando te aburras

Si en un punto del día sientes que ya no se te ocurre nada o de plano te dio por sentirte mal, busca cualquier cosa que te haga reír.

Literal, ve con la persona que cuenta los mejores chistes, busca algún video en internet o recuerda algo que te dé risa.

Para esos momentos en los que la duda se apodera de ti o tus pensamientos, lo mejor es recuperar energía y para eso, nada mejor que la risa.

Antes de acostarte

Lo mejor es escribir y mantener un registro de lo más importante que sucedió durante el día. No importa sobre qué quieras hablar, el asunto es bajarlo en papel.

Este ejercicio equivale a hablar con un amigo, cuando desahogas liberas de tu cuerpo cualquier emoción y evitas que esto se convierta en ansiedad o temor.

Antes de cerrar los ojos

Así como el primer pensamiento del día, el último también es importante. Es el mensaje que se queda instalado en tu cerebro antes de dormir lo que determina la calidad de tu sueño y el trabajo mental durante la noche.

Por eso, ya como último paso, despeja tu mente con la frase “suficiente por hoy”. Estas palabras mientras te vas relajando, mandan la información a tu cerebro de que ya no hay nada que hacer (por el momento) sólo descansar.

Este ejercicio diario, te va a permitir fluir de mejor manera y tomar las cosas con calma. Nos hace falta creer más en el poder de la mente al momento de mandarle mensajes a nuestro cerebro.