Los pensamientos que tenemos antes de hacernos un tatuaje

Si ya tomaste la decisión de tatuarte y estás segura de lo que quieres hacer, asegúrate de hacerlo por ti y no por los demás.

Muchas de nosotras jamás nos imaginamos que nos haríamos un tatuaje, y digo nosotras, porque es justamente lo que me ocurrió. Nunca fui enemiga de los tatuajes, pero tampoco me llamaba mucho la atención la idea de hacerme uno.

Cuando el momento llegó, supe que era lo que quería hacer. Lo pensé, pero no tanto, traté de tomar una decisión impulsiva pero meditada, una mezcla extraña que funciona para describir lo que sentí antes de tatuarme.

Los tatuajes son símbolos, dibujos que describen momentos de nuestra vida, etapas difíciles o felices, o simplemente, algo que tienes ganas de hacer y que finalmente lo llevas a cabo.

¿Qué hay que saber antes de decidir si te harás ese tatuaje que tanto quieres, o no? En mi opinión, los tatuajes son personales y los motivos por los cuáles los hacemos también lo son.

145833059058ace3751bcz.jpg

(cc) Lidyanne Aquino / Flickr

Lo que sí es cierto, es que lo ideal, es que uno se sienta segura de que lo está haciendo, en el momento justo y en el lugar exacto. Si tu primer pensamiento antes de querer hacerte un tatuaje es “¿qué pasa si me arrepiento?“, es normal, a todas nos pasa.

Eso sí, si lo quieres hacer y no lo haces sólo porque los demás te dicen que te puedes arrepentir, estarás cometiendo dos errores. El primero, es que estás tomando decisiones según lo que los demás piensan, y lo segundo, es que si vives pensando en no hacer cosas de las que te puedas arrepentir, no podrías hacer nada nunca.

Obviamente, es un tema que se merece ser meditado. Es algo que tendrás toda tu vida, que te tiene que gustar. Analiza bien la razón de por qué lo quieres hacer; a veces por falta de autoestima o para impresionar a los demás, hacemos cosas que no nos representan realmente.

Si lo sientes, hazlo. Si crees es algo importante para ti en ese momento determinado, no te frenes. Quizás cuando seas más grande quieras tener un auto o una casa, y eso no tiene por qué ser más importante que lo que quieres hacer ahora, no es más importante porque ocurrirá en el futuro.