Actualidad

Cambia los mensajes que te envías a ti misma

Si piensas constantemente que eres una mala persona, que nadie te quiere y que no mereces nada bueno, corres el peligro de autoconvencerte de que es verdad.

Nuestro cerebro no para. Está diseñado para analizar todo, identificar lo bueno, lo malo, lo conocido y lo desconocido, y cuando ya lo ha hecho, envía esos mensajes al resto del cuerpo para que éste reaccione.

La mente es tan poderosa, que ni siquiera somos capaces de percibir el momento exacto en que ese mensaje se envió, sólo podemos notarlo cuando nuestro cuerpo reacciona y actúa.

Lo genial de todo esto, es que nuestro cerebro es tan sabio y generoso, que nos permite interferir en él. Si queremos, podemos enseñarle códigos para que los interprete de cierta manera, y también, podemos condicionarlo para que sea una herramienta que aporte a nuestra felicidad.

Lo malo, es que esta misma sabiduría y generosidad del cerebro, puede ser usada en nuestra contra. Si le enseñamos y le enviamos mensajes negativos constantemente, él se convencerá de que todo eso es cierto y eso definirá la manera en la que actuamos y vivimos.

Un ejemplo. Te despiertas en la mañana, piensas en todo lo que tienes que hacer, en lo mucho que tendrás que trabajar y en lo cansado que estarás cuando llegue la noche. Desde el minuto en que pusiste este sentimiento en tu cabeza, tu cuerpo lo asimiló y se sintió mal, pesado y cansado.

Pasas todo el día pensando en lo mal que te ves hoy, en lo fea que es tu ropa, en las ojeras con las que despertaste y en lo mucho que le desagradarás a todos los que te vean caminando por la calle. Estás convencida de todo eso, hasta que alguien te dice: “Hey, que linda te ves hoy“.

Los mensajes que nos enviamos a nosotras mismas son muy poderosos; así como podemos condicionar nuestro cerebro a que piense positivo, también podemos hacerlo para que procese la información negativa que le damos.

Si te tratas tan mal, no esperes que los demás sean amables contigo. Si te odias, no pidas que los demás te amen. Si crees que eres lo peor del mundo, vas a convencerte de ello y serás una persona negativa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos