Actualidad

Hoy por ti, mañana por ti

Una mala forma de entender el amor es que se trata de un acto de entrega. Disfruta, pero no le regales lo que que eres a cualquier persona.

En el amor sí hay entrega, y hay que saberlo antes de comenzar una relación duradera con alguien. Si estamos en pareja, entregamos parte de nuestra vida, nuestra rutina y también, una pedazo de nuestra intimidad a otra persona.

Es cierto que las cosas cambian; si has estado soltera por un buen tiempo, te darás cuenta de que a veces es más fácil estar sola que tener un novio. Que sea más fácil no significa que sea mejor o peor, es sólo que las relaciones también implican responsabilidades.

Dicen que una persona sólo se puede enamorar si se entrega por completo al otro. Creo que ese, es uno de los conceptos más errados que existen en las relaciones de pareja.

Estar enamorado no quiere decir que te pierdas en el otro, sino que con el otro. Con perderse me refiero a dejarse llevar por ese bonito sentimiento, pero no perder la propia esencia.

Entregar todo en una relación es riesgoso; si lo hacemos, estamos expuestos a no saber quienes somos en caso de que haya una pelea que genere un rompimiento. Si ya no está la persona que nosotros mismos decidimos que sería “nuestro dueño”, ¿qué haremos ahora?

Todos los seres humanos llegamos solos y nos vamos solos del mundo. Si lo lógico fuera que todos tenemos que entregarnos a alguien o tener un dueño, lo más probable es que naceríamos pegados a alguien.

Disfruta del amor y las relaciones, pero no te olvides de quien eres. Obsérvate y date cuenta de que todavía estás ahí y que si quieres estar sola, te tienes a ti misma.

Tags

Lo Último


Te recomendamos