Bloguera comparte en redes sociales su lucha por tener un orgasmo

Por la depresión debió cambiar sus medicamentos antidepresivos, se comenzó a despedir de los orgasmos y ahora quiere recuperarlos.

“Si valoras la escritura ética e informativa sobre sexualidad, por favor ayuda a hacer eso posible apoyando mi trabajo con una suscripción o donación”. Esto es lo que se puede leer en el perfil de la página de la bloguera Crista Anne.

Además, en su biografía se define como una feminista y nombra parte de sus 14 años de experiencia trabajando en temas sexuales, los que comparte en su blog y en su perfil de Twitter @pinkness.

Es fundadora de Dildology.org, una base de datos gratuita online en la que documenta información sobre mantenimiento y calidad de productos para el placer sexual,y además, creadora de #OrgasmQuest.

snapshot20151274.jpg

© Crista Anne

Con este hashtag, Crista Anne comenzó a compartir con sus seguidores su travesía para lograr alcanzar el orgasmo. No es que nunca haya tenido uno, por el contrario, pero debido al cambio de un medicamento, Crista perdió la capacidad de alcanzarlo.

El 19 de diciembre del año pasado, comenzó a publicar su “diario del orgasmo” a través de #OrgasmQuest, historia que compartía diariamente con sus seguidores. Ha dicho a varios medios que al cambiar de antidepresivo, nunca más logró llegar al orgasmo.

snapshot20151194.jpg

© Crista Anne

En una entrevista con Refinery29, Crista dijo sentirse desesperada en un momento y que a raíz de esto decidió compartir con los demás su lucha por alcanzar el orgasmo:

He sufrido de una gran depresión durante mucho tiempo y me di cuenta de que mi capacidad para tener orgasmos disminuyó severamente cuando tuve que cambiar de medicamento. En mis peores momentos, usar consoladores y juguetes sexuales alivió mucho mis síntomas, y quiero compartir mi experiencia con más mujeres que pueden estar pasando por algo similar.

Crista también ha dicho que muchas personas se le han acercado y han buscado su apoyo, y ella admite estar feliz de acompañar y sentirse acompañada en su lucha por llegar al orgasmo de una vez por todas.