Lo que las celebridades nos hacen pensar de nosotros mismos

¿Ser famoso o una persona normal? Las alfombras rojas y premios nos hacen reflexionar sobre qué es lo más importante al fin y al cabo.

Globos de Oro, Óscares, People Choice Awards, SAG Awards. Es época de premiaciones y todos los que somos fanáticos nos preparamos para sintonizar las transmisiones de cada uno de ellos.

Con la recién culminada 72° versión de los Globos de Oro, nuevamente pudimos deleitarnos con el desfile de celebridades que caminaron por la alfombra roja, luciendo elegantes y carísimos trajes de diseñador.

¿Qué pasa por nuestras cabezas cuando observamos todos estos shows glamourosos y llenos de gente bonita, poderosa y millonaria? El primer pensamiento que se me ocurre es “qué comunes somos todos los demás“.

11711924276ca03e035dcz.jpg

flickr.com

Lo segundo es que, en realidad, ser celebridad debe demandar muchísimo tiempo de cuidado personal, y no creo que sea fácil. Todos los demás que observamos desde nuestros televisores, nos damos cuenta de esto, y es justamente eso lo que nos aleja tanto de las personas famosas.

Si me dieran a elegir la posibilidad de formar parte de ese selecto grupo de personas, creo que me negaría. Claro, debe ser genial tener esos sueldos millonarios, que todo el mundo te ame y que las personas te admiren.

6118156849ee72bf89c0z.jpg

flickr.com

¿Pero todos los demás, queremos eso realmente? Lo más probable es que sí haya mucha gente que sueñe con convertirse en estrella de Hollywood, pero también hay otro gran puñado que estoy segura dirá que no le interesa.

Observar a las celebridades actuando así, tan perfectas y tan cool, me hace pensar en que, al final de cuentas, no es tan malo ser normal. Ser anónimo también te da muchas garantías, las mismas que toda persona al volverse pública ya no tiene.