Let it code: Elsa y Anna invitan a las niñas a programar

Las princesas de Frozen protagonizan el más reciente tutorial de Code.org. Por la inclusión de más niñas en el mundo de la programación.

Este año, Code.org intenta involucrar a más niñas en las ciencias informáticas, con la ayuda de Anna y Elsa de Frozen. La organización, respaldada por gigantes de la tecnología como Mark Zuckerberg y Bill Gates, usa a estas dos personajes para promover “Hour of Code“.

El propósito de dicha convención es invitar a maestros de educación básica a llevar la programación a las aulas desde una perspectiva más diversa, sin brechas de género.

La programación es uno de los sectores que más crecimiento registra en los Estados Unidos. En 2020, las universidades no contarán con egresado suficientes para cubrir la demanda de programadores.

codefrozen660x650.jpg

© Code.org

Desafortunadamente, menos del 18% de los graduados de ciencias informáticas, son mujeres, y sólo 20 % del total son desarrolladoras, en un país en que las mujeres representan el 56 % de la fuerza laboral.

¿A qué se debe esta marcada diferencia? Aunque algunos recurren al débil argumento de que las mujeres no estamos hechas para la ciencia y la tecnología, es obvio que la tendencia a asociar la informática con los hombres, es una construcción social.

Hadi Partovi, cofundador de Code.org, piensa que el problema es que las mujeres no tienen acceso a la programación durante los primeros años de escuela: entran en contacto con ella hasta que llegan a la educación preuniversitaria. De ahí que se tenga la equivocada noción de que los hombres son más hábiles para la informática:

La única manera de cambiar esa noción es involucrar a las mujeres desde edades tempranas. Cuando llegan al bachillerato, ya los estereotipos han hecho lo suyo, diciéndoles que no pueden o no deben intentar con la programación. Cuando tienen 8 años, en cambio, no les importa quién puede o debe programar, simplemente lo intentan.

Let it code

frozennivel6660x650.jpg

© Code.org

Valerse de Elsa y Anna para interesar a las más pequeñas en la programación, es una buena idea. Hadi comenta cómo sucedió:

Podría pensarse que fuimos nosotros quienes buscamos a Disney, pero fue Disney quien se acercó a nosotros. Es uno de los mejores llamados que hemos recibido. La niñas aman a Anna y Elsa y, en especial las niñas que no se ven a sí mismas como ingenieras de software. Ésta es una genial manera de volver la programación más popular entre ellas.

El año pasado, Frozen recibió buenos comentarios de los padres de familia, por ser una cinta que privilegia la relación entre hermanas y el empoderamiento, sobre la belleza o el romance. Anna y Elsa son princesas independientes, les sienta bien eso de saber programar.

Cada vez existen más campañas e iniciativas que incluyen a las mujeres en la programación y otras ciencias. El programa Girls Who Code, por ejemplo, inspira y prepara a jóvenes programadoras. Incluso la publicidad recurre a demostrar que la tecnología también es asunto de chicas. Code.org y Disney se unen a esta cruzada.