No son tus hijos los que detienen tu carrera, ¡es tu esposo!

Estudio afirma que las mujeres de esta generación están optando por convertirse en madres de tiempo completo.

La CEO de Xerox, Linda Hirshman, en sus etapas de escritora, mencionó algo acerca de casarse con alguien que tuviera un poder económico y una situación laboral menor a la tuya. Una declaración sorprendente que procedió con un consejo para todas las mujeres: sólo aceptar la mitad del quehacer en casa y el cuidado de los niños.

Como explicación, Linda dijo que esta técnica no es “brutalmente estratégica,” sino sólo inteligente. A su vez, comentó:

Si eres devota de tus metas laborales y deseas a un hombre que te apoye en eso, tan sólo estás haciendo lo que los hombres han hecho con nosotras mismas durante décadas: ir a la segura.

Algo brutal que, sin embargo, se ha comprobado con un estudio de la Universidad de Harvard. Los resultados: alarmantes. Robin Ely y Colleen Ammerman, junto con la socióloga del Colegio Hunter, Pamela Stone han llegado a la conclusión rotunda de que las mujeres con metas laborales elevadas, no las están cumpliendo.

El estudio reveló que las metas que estas mujeres se hacían en su veintena, están siendo reemplazadas por aceptar y resignarse a cuidar a los hijos. Esto debido a una irrefutable verdad de muchos matrimonios: la carrera de tu esposo se vuelve aún más importante que la tuya.

Los autores del estudio entrevistaron a 25 mil mujeres y hombres que se graduaron de la Escuela de Negocios de Harvard durante las décadas pasadas están optando por la resignación al cuidado de los hijos. Sin embargo, en comparación con los baby-boomers y los de la generación X, este aspecto cambiaba a sólo un 11% más de mujeres que se convertían en madres de tiempo completo.

En ese mismo 11%, se encontraban madres solteras y aún con pareja. El porcentaje, de cualquier manera, disminuía en un 7% cuando de mujeres de color se trataba. (¿Aspecto racial?)

Pero el veredicto final de las generaciones, es que el 74% trabajaba hasta 52 horas a la semana aún con el nacimiento de su primer hijo.

El estudio revelaba el éxito de sus maridos. Pero dejaba entrever que, mientras ellos se encontraban en puestos senior, las esposas con diploma de Harvard se encontraban cuidando a los hijos en una mayor proporción que sus maridos. Cabe mencionar que tan sólo el 20% de las entrevistadas comentó que ése era su plan desde el principio.

Por supuesto que los acuerdos matrimoniales no son un obstáculo para impedir que tu carrera se desarrolle según tus méritos. Pero quizá el verdadero acuerdo que deba realizarse sea más bien entre la pareja.