Cómo encontrar el par de zapatos perfecto

Besar sapos y buscar zapatos, una tarea difícil.

En la vida y en la moda existen diferentes elementos que pueden transformar algo sencillo en algo sensacional. Hablo aquí de un accesorio que en las últimas décadas se ha convertido en algo esencial para la mujer y ha sido capaz de tener algún efecto en ella: el par de zapatos ideal.

Encontrar un par que te siente a la perfección y te haga sentir cómoda puede resultar un poco difícil. He ahí el porqué lo comparo con el amor. Así como hay que besar algunos sapos antes de llegar al indicado, es necesario probarse muchos pares antes de llegar a los que te queden perfectamente.

Soy joven y tengo muchas preguntas que ni Tumblr ni Gurl.com me han respondido, así que como toda chica, yo también me he encontrado leyendo diferentes blogs, revistas y sitios web donde te dan tips para “conquistar al chico que te gusta del colegio/universidad/trabajo”.

“Aprendí” (lo escribo entre comillas porque sinceramente nunca los puse en práctica y no creo que lo haga) a vestirme de negro con labios rojos porque es sexy, a hablar de temas intelectuales pero no aburridos, a hacerme la misteriosa y en fin, muchas cosas más.

Aunque sinceramente, creo que no funcionan. Soy más el tipo de persona que solo es ella misma y auténtica en cualquier situación. Por eso en cuanto a temas de conquista y relaciones amorosas no soy una experta, ni siquiera sé si soy la indicada para hablar de ello, pero respecto a otro tema si sé que puedo ser muy útil.

Me considero una experta en zapatos porque soy un poco exigente a la hora de comprarlos, tanto así que todavía sigo buscando un par de tacones satín en azul cobalto. Para elegir un par tengo que probármelos muchas veces, caminar con ellos un rato, tratar de bailar un poquitín (porque ya saben, eso de ir a las fiestas y no poder bailar por la incomodidad es un martirio) y me los imagino al menos con cuatro outfits diferentes.

Les compartiré algunos tips a la hora de comprar zapatos y hacer de esta búsqueda una aventura muy divertida.

Decídete

Debes saber para qué ocasión los utilizarás, si son para el trabajo, para uso diario o para una fiesta especial. Después de conocer estos datos ya estás lista para salir de compras y no perder el tiempo recorriendo infinidad de tiendas.

¿Rascacielos?

A todas nos encantan los tacos altos, sin embargo, es necesario que sea una medida con la que te sientas cómoda y puedas caminar bien. El tacón ideal está entre los 8 y los 12 cm. Recuerda que los zapatos extremadamente altos no siempre se ven elegantes.

Este tip es muy importante, ya que los tacones se deben llevar con un andar elegante y armónico, no como el de un pequeño cachorro lastimado ni como Bambi recién nacido.

¡Zapatos multiusos por favor!

Sé que te mueres por comprar esos zapatos amarillo neón, pero piensa, ¿los volveré a utilizar?

Es mejor invertir en un par básico, que puedas utilizar con distintos outfits que en uno que solo podrás utilizar una vez. Debes saber que en tu guardarropa no pueden faltar unas flats negras, un par de sexis pumps negros y otro par en color nude.

Después de que ya tengas estos básicos te puedes dar algún pequeño capricho y comprar esas wedges de estampado floral en color magenta que tanto deseas.

Elige calidad sobre cantidad

Muchas veces me he encontrado en la tentación de comprar muchos zapatos a un precio realmente bajo, sin embargo, lejos de ser una inversión, es un gasto, ya que frecuentemente estos no duran y son incómodos.

Es mejor pagar por un solo par de una marca que ya sabes que es buena y confiable, ya que estos serán más duraderos y no tendrás ninguna molestia a la hora de caminar (y bailar).


Termino mis tips con una frase de la fashionista por excelencia, y una de mis inspiraciones, Carrie Bradshaw, que creo que encaja a la perfección:

A veces es difícil caminar en los zapatos de una chica soltera, por eso es necesario que existan zapatos originales que hagan un poco más divertido el camino.

Espero que esta serie de pasos hayan sido de ayuda, y recuerda que tanto para los zapatos como para el amor, tienes que disfrutar el camino, olvidar las molestias y no rendirte hasta encontrar el que calce a la perfección.