Twitter lanza una herramienta para combatir acoso a mujeres

La organización WAM implementa con Twitter una herramienta que combate acoso a mujeres y otras formas de discriminación en la red social.

El agosto pasado conocimos la nueva política de moderación de Fark.com, un intento por frenar la misoginia y el sexismo en este sitio. Twitter también ha estado tomando medidas contra el acoso y los contenidos inapropiados. La red social ahora está usando otra arma en su lucha contra el trolleo y el bullying hacia mujeres, y contra la discriminación en general.

La compañía se asoció con una organización llamada Women, Action & Media (WAM) para implementar una función que permite a la gente reportar abuso y acoso en Twitter, y obtener una solución en 24 horas. WAM da seguimiento a estas denuncias y monitorea las respuestas para que la compañía efectivamente ponga en práctica sus políticas con respecto al acoso.

Esta iniciativa llega meses después de que Dick Costolo, CEO de Twitter, fuera bombardeado con preguntas sobre la discriminación y la violencia en la plataforma. Desde entonces, la compañía ha tomado medidas para perseguir a algunos agresores, incluso fuera del sitio.

En agosto, Costolo anunció que Twitter suspendería las cuentas que difundieran imágenes demasiado violentas (como las de la decapitación del fotógrafo James Foely). Y, después de que Zelda, hija de Robin Williams, recibiera fotos perturbadoras en su padre recién fallecido, la red social también se comprometió a borrar estas fotos, a petición de la familia.

Más recientemente, el acoso de género ha sido uno de los principales problemas de Twitter: se han llegado a registrar amenazas de muerte o violación contra mujeres. La alianza con WAM estará centrada en asuntos de género, pero también pondrá atención en otras formas de acoso, como el racismo y las amenazas en general.

twitterpantalla660x650.jpg

t3n.de

La labor que WAM se propone realizar no es nada sencilla: moderar una plataforma de ese tamaño implica un gran esfuerzo y raya en el desgaste psicológico. A las cuentas suspendidas, los trolls responden con nuevas cuentas, desde las que refuerzan sus ataques. El equipo de WAM además es muy pequeño: sólo dos personas.

Por otra parte, WAM comenta en su sitio web que no puede obligar a Twitter a eliminar publicaciones:

Nosotros no somos Twitter, y no podemos tomar decisiones en su nombre. Sin embargo, haremos todo lo que esté en nuestras manos para abogar por los usuarios.

La meta más grande tiene que ver con lograr que un mayor entendimiento de Twitter, de lo que sucede en la plataforma, para que en el futuro se pueda combatir problemas concretos, comenta WAM:

Estamos usando este proyecto piloto para aprender qué tipo de acoso de género se da en Twitter, cómo el acoso se cruza con otras formas de discriminación (racismo, transfobia, etc.), y en qué casos Twitter está o no preparado para responder.

Claro que no será fácil, pero se trata de un comienzo. Es una buena señal que Twitter comience a escuchar a sus usuarios, que actúe en términos de seguridad. Tomará tiempo desarrollar sistemas que puedan proteger de contenidos dañinos, pero es un buen punto de partida empezar por tratar de entender estos problemas.

Como dice Gabriela Damián Miravete en su excelente ensayo “Reconstructoras del tiempo y el espacio“:

Los trolls no son una curiosidad de internet a la que no hay que alimentar: con cada vez mayor frecuencia, se están convirtiendo en una amenaza para la seguridad de las mujeres en general, las que destacan por sus ideas u ofrecen estrategias para mejorar la vida de sus congéneres.

Más medidas como la de WAM y Twitter, en más redes sociales, en toda la red. Habrá muchos obstáculos, muchas imprecisiones que superar, pero es necesario que comencemos a dar los primeros pasos.