10 factores para elegir una clínica de maternidad

Desde unidad de cuidados intensivos hasta cursos para amamantar, ¿qué ofrece el hospital donde has decidido dar a luz?

No, no es como en las películas, no llegas gritando al hospital más cercano y todos abren la puerta y te dedican toda su atención hasta que, tan solo minutos después, le estás dando pecho a un hermoso bebé de 6 meses. Si estás embarazada, debes elegir con tiempo tu clínica de maternidad. Ya sea pública o privada, hay 10 cosas básicas que debes tomar en cuenta antes de decidir vivir ahí uno de los momentos más fuertes de tu vida.

Darle o no fórmula al bebé, tener o no al padre presente, recibir o no visitas, todo esto es tu decisión, y sea cual sea estará bien, pero asegúrate de que la clínica que elijas comparte esas políticas. Aquí tienes 10 cosas que debes saber antes de tomar la decisión.

¿Tiene unidad de cuidados intensivos para el bebé y para la madre?

Sí, odio ser quien ponga este punto sobre la i pero ¿si algo sale mal? El parto es un momento peligroso para la madre y para el niño. Si hubiera un imprevisto, ¿la clínica está preparada para afrontar el problema o tendrían que trasladarlos a otro sitio? Es muy importante tener esto presente.

¿Dónde duerme el bebé?

Algunas clínicas permiten que duerma con su madre. Otras tienen un cunero en el que cuidan a todos los pequeños durante toda la noche. ¿Qué prefieres?

¿En qué horarios puedes ver al bebé?

Sí, las clínicas con cunero, que no son pocas, tienen horarios fijos para sacar a los pequeños de ahí. Si lo sacan a las 8 de la mañana y tú das a luz a las 10 de la noche, puede que no veas a tu hijo hasta el día siguiente. Pregunta sobre esta política.

¿El papá puede dormir en la clínica?

Y si sí, ¿hay una cama?, ¿una silla?, ¿ropa de cama?

¿Cuáles son los horarios de visita?

Y también, ¿cuántas personas pueden visitarte? ¿y entrar a la sala de espera? Mientras ciertas clínicas tienen una sala para las visitas de cada madre, en otras no se puede pasar ni a la sala de espera.

5465559773890c2024e8b.jpg

CC David J Laporte / Flickr

¿La sala de expulsión es privada o común?

Algunas madres prefieren privacidad en este momento, pero no todas las clínicas ofrecen salas de expulsión exclusivas. Mientras más pequeñas, más posibilidades de tener una atención personalizada pero no olvides el factor unidad de cuidados intensivos. Tener ayuda en caso de problemas es más importante que tener completa privacidad, ¿no crees?

¿Cómo funciona la admisión?

En muchos lugares, si llegas con menos de 10 centímetros de dilatación te mandan a tu casa a esperar a que avance. En otros, tienes un cuarto de espera en el que puedes sentarte a esperar a que la dilatación sea suficiente para pasar a la sala de expulsión. Es bueno saber cuál es tu caso antes de dar vueltas inútiles al hospital.

¿Cuántas noches debes quedarte?

Casi todas las clínicas tienen una política al respecto y depende de si es un parto natural o una cesárea. Puede ir de una a tres noches, prepárate (ropa, efectos personales, presupuesto) para esto.

¿Qué incluye lo que estás pagando?

A cualquier lugar llevarás tu propio ginecólogo, anestesiólogo y pediatra y sus honorarios son aparte. ¿Qué te incluye el costo que te está ofreciendo la clínica? ¿quirófano, comidas, cuarto privado? ¿por cuánto tiempo?

¿Cuál es la política para alimentar al bebé?

Algunas clínicas le darán fórmula antes de traértelo ¿estarás de acuerdo? Otras, incluso te darán un pequeño curso para enseñarte a amamantar. Si es tu primer bebé quizá nadie te ha querido decir que amamantarlo es complicado y doloroso. ¿Quién te va a enseñar?

*

¿Cuál de estos puntos es el más importante para ti?