Las claves indispensables para tu próxima entrevista laboral

¿Sabías que a veces la decisión de si serás o no contratada se toma en menos de 90 segundos? Te damos algunos tips para que obtengas el empleo.

Si no sabes por qué te fue mal en tu última entrevista de trabajo, tal vez algo ande un poco mal. De los nervios o la mala postura a las respuestas equivocadas, algunos errores pueden cerrar puertas. Por eso, te  traemos las calves para que, la próxima vez que asistas a una entrevista laboral, obtengas mejores resultados.

La importancia del lenguaje no verbal

Quizá te sorprenda, pero según los resultados de una encuesta, el 33% de los profesionales de recursos humanos se toma sólo 90 segundos para decidir si contratará o no al candidato.

Esto se debe a que muchas veces estas personas obtienen los datos que buscan en el lenguaje corporal. Así que mucho ojo con la postura, las manos, la mirada, etc. Esto es lo que debes hacer:

  • Establecer contacto visual. Mirar a los ojos al entrevistador te hace ver más segura y confiable.
  • Sonreír. No todo el tiempo ni por ningún motivo, pero sonríe durante la primera impresión, sonríe mientras tu entrevistador se presenta.
  • Cuida tu postura: hombros relajados, cabeza en alto, brazos a los lados y no cruzados sobre tu pecho ni en tu espalda. Todo lo que el yoga nos ha enseñado sobre la postura del día a día, tiene aplicación en entrevistas de trabajo y en muchas otras situaciones. ¡No te encorves!
  • No te muestres inquieta. Evita moverte de un lado a otro en tu asiento.
  • Estrecha la mano del entrevistador con seguridad. No le des la mano débilmente.
  • No juegues con tu pelo ni te toques el rostro, lo cual se entiende como síntoma de ansiedad y nerviosismo.
  • No gesticules demasiado ni te frotes las manos.
entrevistadetrabajolenguajenoverbal.jpg

© collegeatlas.org

Estadísticas y primeras impresiones

El 55 % de quienes se dedican a reclutar personal, se forma una “primera impresión” positiva o negativa a partir de cómo el candidato se viste, actúa y atraviesa la puerta. El 38 % se basa en la calidad de voz, el uso del lenguaje y la confianza. Sólo el 7 % decide en función de las respuestas o la elección de palabras del entrevistado.

Y aquí viene lo bueno: el 70 % de los empleadores comenta que no quiere contratar a gente demasiado moderna, con un estilo que parezca muy trendy, así que lo mejor es elegir atuendos sobrios, discretos, para la entrevista.

Obvio, no se trata de ir disfrazada de monja. Ponte un traje sastre de colores neutros, tacones cerrados, medias, una blusa linda, o unos pantalones de vestir y un blazer. No te pongas nada con estampados escandalosos. Animal o mix print: pésima idea.

Es importante que elijas tu ropa una noche antes, que planees este aspecto, pues el 65 % de los reclutadores asegura que la forma de vestir puede ser el factor que determine la diferencia entre dos candidatos.

Los 10 errores más comunes en entrevistas laborales

  1. Dar largas explicaciones de por qué perdiste tu último empleo.
  2. Decir que no te has repuesto por la pérdida de tu último empleo.
  3. Falta de sentido del humor, calidez e incluso personalidad.
  4. Falta de entusiasmo y/o interés.
  5. Expresar información equivocada sobre la empresa.
  6. Concentrarte demasiado en lo que esperas del empleo.
  7. Tratar de complacer en todo al entrevistador (lo cual se entiende como que no estás siendo tú misma).
  8. Quejarte de tu empleo anterior o de cualquier otra cosa.
  9. Mencionar que eres más valiosa que los otros candidatos.
  10. Pedir el trabajo de forma verbalmente explícita.
chicadeoficina660x650.jpg

(cc) Ray_from_LA / Flickr

4 preguntas que debes estar preparada para responder

  1. “¿Cómo fue tu experiencia en…?”
  2. “¿Por qué quieres trabajar para esta compañía?”
  3. “¿Qué tanto sabes de esta empresa?”
  4. “¿Por qué dejaste tu empleo anterior?”

Los 4 tips más importantes

Dado lo anterior, asegúrate de revisar estos puntos antes de asistir a la entrevista:

  1. Infórmate sobre la empresa. Ni se te ocurra presentarte si tienes sólo los datos que has escuchado por aquí y por allá. Una noche antes, investiga en internet: haz tu tarea.
  2. Ten en mente un puesto específico. Los reclutadores no quieren milusos ni todólogos, sino personas calificadas, con ciertos perfiles.
  3. Revista qué tanto concuerda tu perfil con el que se solicita para el puesto. Es más conveniente que busques un trabajo congruente con tu perfil, que quedarte en un empleo que terminarás odiando o abandonando al poco tiempo.
  4. Prepárate para hablar de tu experiencia en otras empresas. Planea qué dirás y cómo.

Ahora sí, ya estás lista: ten a la mano tus papeles, deja tu ropa lista, elige un perfume discreto, duerme tus horas completas, desayuna ligero y ¡buena suerte!