Actualidad

Lo que Gossip Girl me enseñó de la vida

Una de las series juveniles más famosas y sus lecciones para la vida real. Esto es lo que Gossip Girl me enseñó de la vida.

Gossip Girl fue una de las series que, en la década pasada, nos dio mucho de qué hablar. A pesar de ser un drama adolescente al más puro estilo de The O.C., incluso despertó el interés de un público más adulto (si bien sus personajes evolucionaron a tal etapa durante la serie).

PUBLICIDAD

Para empezar, hay que entender la trama: un grupo de jóvenes de clase privilegiada viviendo rápidamente su adolescente en el Lado Este Superior de la ciudad de Nueva York. Una trama muy normal de no contar con la verdadera protagonista omnipresente: Gossip Girl, la Chica Indiscreta. Esta presumida narradora que sabe las vidas de estos chicos de pe a pa.

Y nuestra historia comienza con el regreso de Serena van der Woodsen, la chica de la que todo mundo hablaba antes de que se marchara; Blair Waldorf, su mejor amiga; Nathaniel Archibald, el novio de la mejor amiga (y, sí, enamorado de Serena); Charles Bass, heredero con temperamento temprano de playboy y, finalmente, Daniel Humphrey, quien junto con su hermana, Jenny Humphrey, se trasladan cada día desde Brooklyn hasta el otro lado privilegiado de la ciudad.

Durante un par de temporadas, la Chica Indiscreta fungió como guía en esto de la élite juvenil de Manhattan. Sin embargo, entre sus protagonistas, seguro que aprendimos un par de lecciones para la vida real:

1. Cuidado con esas relaciones en las que no se pueden dejar del todo

Durante la primera temporada, Dan y Serena eran esa relación y pareja de cuento con la que muchas chicas soñarían. Él era dulce, sensible, romántico y, por sobre todo, amaba a Serena, quien intentaba desesperadamente que dejaran de considerarla una chica fiestera.

Con el paso de los episodios, el pasado de Serena logró poco a poco consumir los sentimientos que ambos tenían por el otro. Él dejó de intentarlo y ella, finalmente, no podía seguir negando lo que era.

Y aunque las fanáticas sabemos que al final, sin importar todas y cada una de las circunstancias, ambos terminan juntos, la verdadera lección está bien puesta sobre la mesa. El amor no te niega ni tampoco te provoca apatía.

PUBLICIDAD

2. “La gente no te dice quien eres, tú se los demuestras.”

Misma frase de Serena van der Woodsen en el primer receso de la primera temporada. Justo cuando su gran amiga Blair Waldorf pretende huir, ella le demuestra que no está sola y que huir de los chismes, no es la solución.

En ese momento, Blair Waldorf ordena que el jet privado se detenga y, finalmente, de la mano de su mejor amiga, se embarca en otra escandalosa mitad de temporada con varias noticias destacadas en el sitio oficial de Chica Indiscreta.

3. Audrey Hepburn en Breakfast at Tiffany’s y Marilyn Monroe, simplemente, inspiran

Blair Waldorf es más que fanática de Audrey Hepburn. Tanto que se visualiza como ella misma. Pero, más que en sus sueños, hay que reconocer que esto más bien le sucede en sus peores pesadillas. Por ejemplo:

Algo curioso que también ocurrió con Serena van der Woodsen como Marilyn Monroe en esta divertida escena:

4. Nunca se es demasiado joven para un Martini seco

Estos jóvenes de tan sólo 17 años, ya sabían qué licor pedir a cualquier lugar de lujo al que acudían. Los Martinis secos abundaban para Serena y Blair Waldorf, sobre todo en aquella temporada en que ambas intentaban trabajar en su reconciliación.

Vaya experiencias del guionista. Con todo motivo, la serie fue votada como “mala” para la audiencia juvenil según diversas asociaciones de padres de familia:

5. Desconfía de la persona menos pensada

Y, finalmente, la conclusión asombrosa a la que el final (de emergencia) de la serie llegó: Dan es Gossip Girl.

¿Quién lo hubiera dicho? El Chico Solitario tenía una fijación un tanto enfermiza de sí mismo encajando en el ambiente de la mujer de sus sueños, su siempre adorada Serena van der Woodsen, quien pasó por alto semejante revelación porque el amor de Humphrey era ya bastante correspondido.

Supongo que con esto, la serie intentó advertirnos que la vida, mal que bien, podría darte alguna sorpresa de vez en cuando. O no.


Pero sobre todo, Gossip Girl, irónicamente, me enseñó a ser más discreta.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último