Actualidad

Lo que Eternal Sunshine of the Spotless mind me enseñó en la vida

Aunque sea sobre olvido, esta película nos dejó muchas lecciones grabadas.

Hay películas que nos marcan, claro, unas más profundamente que otras. Siempre fue impactante encontrarse con un Jim Carrey que en vez de hacernos reír, llora de manera muy sentimental al ritmo de Everybody’s gotta learn sometime. Es desconcertante comenzar así una película, que además no le falta una dosis de comedia. Eso y el cabello de Kate Winslet que cambia de color cada dos o tres minutos a lo largo de la historia.

Esta película, que puede ser un pequeño ejercicio para tu cerebro por su dinámica, tiene mucho más que entregar que sólo un poco de ciencia ficción y relaciones tormentosas. De hecho, hay mucho que sacar de esta gran historia.

No puedes aplicar tu personalidad en una pasta

Como dice Clementine, que gran parte de su personalidad se la debe a sus colores de cabello. Te podrá gustar cambiar de color de cabello seguido, sin embargo, eso no te hace más divertida o interesante. Un cambio de look podrá ayudar a que te sientas mejor, te puede dar energía, pero no puede alterar tu esencia. Tampoco la ropa, por cierto.

La inseguridad es tu peor enemigo en una relación

Clementine no se sentía bonita. Joel tenía miedo de que ella lo engañara. Eventualmente todo se disparó en su contra, aunque eran perfectos el uno para el otro. Las inseguridades matan las relaciones entre que estas se pueden tornar en celos y abusos. Ninguna relación así vale la pena, ni puede sobrevivir de esa manera por mucho tiempo.

Podemos tomar control sobre la manera en que amamos, más no de quién

Aunque Mary, Clementine y Joel borran sus memorias para olvidar a las personas que amaron, se vuelven a enamorar de las mismas, y no demasiado tiempo después. A pesar de que los recuerdos fueron borrados, el amor seguía ahí. De alguna manera. O sea, que olvidar a alguien no es sólo un procedimiento a nivel cerebral. Es uno que si no lleva el corazón, no funciona.

No puedes arreglar a nadie. Esa es una tarea personal

Quizás no esté muy de acuerdo en ciertas acciones que Clementine tenía en sus relaciones. Por ejemplo, borrar a alguien por completo sin si quiera avisarle que la relación terminó me parece un poco extremo. Aunque hay que ser muy claros: Joel tampoco fue una santa palomita. Ninguna chica tiene que aguantar las sospechas de traición de nadie o que su novio le diga zorra de forma indirecta. Sin embargo, la más brillante muestra de lucidez emocional está resumida en una frase. Justo en el segundo encuentro de Joel y Clem, ella le pregunta qué es lo que quiere, y sobre todo:

Muchos hombres creen que soy un concepto, o que los voy a completar. O que los haré sentirse vivos. Sólo soy una chica jodida buscando su propia paz, no me asignes la tuya.

Nadie es la media naranja de nadie. Antes de estar en una relación, cuida que antes seas una persona completa. No intentes que nadie te arregle, y si alguien se te acerca con esa intención: Aléjate.

Aunque los olvidadizos tengan suerte, no queremos olvidar

Un gran amor forma parte de quienes somos. Aunque termine. Es una parte de nuestra vida que nos llevó a ser de alguna forma. Aunque duela, no lo queremos borrar. Aunque eso no quiere decir que le llames a tu ex. Si es el caso, te estás perdiendo otro gran amor que te espera.

Además, si no, jamás aprenderíamos. Con todo y memoria hay quien jamás lo hace.

¿Ustedes qué aprendieron?

Tags

Lo Último


Te recomendamos