Boxeadora musulmana supera las críticas de su comunidad

Para Ambreen Sadiq las críticas no han sido fáciles de llevar, pero ha logrado sobreponerse a ellas y seguir adelante con sus sueños.

Al parecer las mujeres del siglo XXI  no pueden hacer todo lo que aman sin seguir teniendo críticas por ello, al menos ese es el caso de la joven boxeadora británica, Ambreen Sadiq, quien por ser musulmana ha recibido muchas críticas por hacer lo que ella más ama, el boxeo.

Con tan solo 20 años, Ambreen ya es seleccionada nacional del deporte, además de enseñar a otras jóvenes de la disciplina. Sin embargo lo que se vislumbra como una carrera al éxito igualmente tiene contratiempos, ya que Ambreen es duramente criticada por la comunidad musulmana de Gran Bretaña.

En una entrevista al portal The Telegraph, ella señala que sí tuvo desde el comienzo el apoyo de sus padres, pues mientras su padre y hermano la incitaron y llevaron a ver el boxeo, su madre se preocupaba que no resultara con algún hueso roto, un núcleo de modernidad como ella misma señaló. Por otro lado, las críticas aparecieron por parte de la comunidad musulmana pakistaní cuando supieron que practicaba este deporte, puesto que:

Se trata de traer la vergüenza a la cultura, todo por ser una chica asiática musulmana. Si yo fuera hombre esto no sería problema.

Cuando Ambreen tuvo y ganó su primera pelea a la edad de quince años, sus padres realizaron una fiesta en su honor. A ella llegaron todos sus familiares, una extensa familia musulmana. Justo en medio de la celebración uno de sus tíos, se acercó para reprocharle y señalarle que si bien peleó bien, sería su primera y última pelea, todo porque traería vergüenza a su familia.

ambreensadiq3012551c.jpg

© Channel 4

En la escuela no fue mejor, luego que un canal local grabara un documental sobre ella, las burlas no pararon. Tal como comentó Ambreen a Radhika Sanghani,periodista a cargo de la entrevista, la insultaron y trataron de transexual. Incluso llegó a tener amenazas de muerte.

Pero Ambreen no soltó las riendas de lo que más ama y siguió adelante con sus sueños. Tras preguntarse si ella era la que estaba en un rol equivocado, terminó por convencerse de que no hay nada malo en hacer lo que le gusta y que su cultura debiera de apoyarla en sus sueños y no criticarla como lo hizo y sigue haciendo. Ella se sobrepuso a las críticas y sigue adelante con todos sus sueños.