7 cosas que puedes hacer sin dejar de ser “una dama”

Que prefieras comprar tu comida a prepararla, que te sientas más cómoda llevando pantalones, que no uses maquillaje, no quiere decir que no seas una dama.

¿Qué es ser una dama? ¿Cómo ha cambiado el concepto con el tiempo? De repente una se encuentra con posts del tipo “X señales de que eres una dama”, odas al estereotipo. “Una dama.” La fórmula es caprichosa y ambigua.

Que actuemos de una forma, digamos, poco tradicional, no quiere decir que seamos menos femeninas, menos nada. Tal vez ser una dama se trata de no fastidiar al prójimo, de mantener códigos elementales de amabilidad y sentido común. La ropa que te pones, lo que haces en la cocina o en la cama, no tienen nada que ver con la feminidad.

Puede ser que las damas contemporáneas entendamos la feminidad de otras formas, o que no nos interese tanto lo que socialmente se espera de nosotras, lo que se nos exige a nivel de género. Así que se puede ser una dama y hacer las siguientes cosas con total convicción:

damasigloxix660x650.jpg

John Singer Sargent, Lady Agnew of Lochnaw (1892) / Later 19th Century Realism

Preferir pantalones a faldas o vestidos

Con tantas opciones en cuanto a moda, tantos estilos, creer que las mujeres que sólo usan pantalones no son femeninas es muy del siglo XIX. Por otra parte, elegir looks andróginos es una posibilidad interesante. Y si después de todo, la moda no te llama la atención, qué más da.

No usar maquillaje

El maquillaje es una alternativa, no una obligación. ¿Recuerdas el caso de la chica decidió no usar maquillaje durante todo un año? Su experimento social está surtiendo efecto. Cada quien su cara.

sinmaquillajeanniegarau660x650-1.jpg

© Annie Garau

Dar el primer paso

Cuando se trata de relaciones, eso de esperar a que el otro (o la otra) tome la iniciativa es innecesario. Si prefieres hacerlo por fidelidad a tu temperamento, no tengo nada que objetar. Pero esperar sólo porque “las damas se hacen las difíciles”… no sé, es una pérdida de tiempo y de muchas otras cosas.

No depilarse

Al respecto, no se pierdan el post de Paulina Zamora sobre Rocío Salazar, la ilustradora que cuestiona la depilación femenina.

Proyectar un futuro poco tradicional

Nada es obligatorio: ni casarse, ni tener hijos, ni optar por la monogamia o la heterosexualidad. Si quieres hacer lo anterior, genial. Si no te da la gana, igualmente genial.

amorlc3a9sbico660x650.jpg

(cc) °]° / Flickr

Comprar comida en lugar de prepararla

Cocinar puede ser muy divertido y edificante y todo lo demás, pero a veces no tenemos tiempo. A veces el cansancio o el trabajo nos rebasan, o preferimos invertir nuestro tiempo en otras cosas. Ninguna dama contemporánea está obligada a ser un as de la cocina.

Tener sexo sin remordimientos

Sexo casual, sexo sin amor, sexo en la primera cita, sexo como más te guste y con quien tú elijas. Las mujeres de estos tiempos llevan condones en el bolso.