Cómo el siglo XX potenció la inteligencia femenina

En comparación con los hombres, las mujeres europeas, durante el siglo pasado, lograron un notable desarrollo de habilidades cognitivas.

Los tiempos cambian, la sociedad cambia… ¿qué pasa con nuestros cerebros mientras tanto? Parece que la inteligencia femenina se ha desarrollado más que la masculina, por lo menos en las últimas décadas.

De acuerdo con un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, la causa tiene que ver con una necesidad de aprender más rápidamente, derivada de la lucha contra la discriminación.

Pensar más y mejor… ¿por supervivencia?

Los investigadores descubrieron que, para triunfar en un mundo dominado por hombres, las mujeres hemos desarrollado la habilidad de aprender más rápidamente. Como si se tratara de un mecanismo de supervivencia.

Sucede que durante siglos, las mujeres recibimos una formación “menos cognitiva” que la de los hombres, de manera que para hacer del mundo un lugar más equitativo, no nos queda sino ponernos al día, a veces a mil por hora: eso nos obliga a pensar más y más rápido.

El estudio se concentró en los cerebros de 31,000 participantes europeos, de ambos sexos, nacidos en el siglo XX, en diferentes condiciones socioeconómicas. Los especialistas monitorearon la capacidad de estas personas para recordar momentos específicos y establecer relaciones entre objetos y categorías: memoria y asociación. También se estudió la calidad de vida de la muestra.

mujerinteligente660x650.jpg

(cc) SonniesEdge / Flickr

Entornos favorables e inteligencia femenina

Se descubrió que, mientras la calidad de vida es más alta (en cuanto a salud y nutrición), las funciones cognitivas de hombres y mujeres son mejores. Nada que no supiéramos.

Sin embargo, en el caso de las mujeres, la mejora de habilidades cognitivas fue más notoria. Es decir que ambos sexos parecían más inteligentes cuando su calidad de vida era buena, pero las mujeres registraron puntajes todavía más elevados. Las condiciones que para los hombres eran sólo favorables, para las mujeres resultaban impulsoras de la inteligencia.

Quienes realizaron el estudio sostienen la teoría de que debido al sexismo, las mujeres, a veces en contextos sociales menos prósperos, debían pensar más y mejor para conseguir ciertos cambios sociales.

*

El cerebro humano sigue siendo un misterio. El propósito del estudio, según los investigadores, es resaltar la importancia de la equidad, no generar discordia entre hombres y mujeres. Cualquier intento por mejorar la interacción social es bienvenido.

La investigación no intenta afirmar que las mujeres somos más inteligentes que los hombres (o que las mujeres europeas lo son), sino que comprueba que la lucha por la equidad, de algún modo, ha beneficiado nuestros procesos de pensamiento, algo conveniente para todos.