Ana Tijoux: La antipatriarca

Anita Tijoux es tal vez nuestra más grande representante de una chilena común y corriente. Sus letras hablan de frente sobre el machismo y otras realidades, sin una falsa idea de lo femenino.

El último disco de Anita Tijoux llamado Vengo, es algo así como una mochila básica para viajar: carga con lo necesario y exquisito del repertorio, para irse por ahí a pensar. Y uno de mis favoritos de los últimos días, a la espera de que saquen una nueva partida para poder comprarlo, pues está agotadísimo y con razón.

Ana María Merino Tijoux nació en Francia en 1977 , hija de padres chilenos exiliados . Si desde hace años venimos escuchando de esta tremenda artista, puede ser que en los últimos 2 discos nos ha venido golpeando con temas totalmente ad hoc a la realidad no sólo de Chile sino de todo Latinoamérica y eso ha hecho que vaya de la mano del éxito en Europa y Estados Unidos.

No fue extraño por ejemplo que uno de sus temas que más sonaron fue el que muestra las manifestaciones contra el lucro en la educación y parte de la banda sonora de la serie El Reemplazante, que hablaba desde la realidad más cruda, habitual en nuestras poblaciones, lo pobre de nuestra educación post golpista. O su participación en canciones con Julieta Venegas o que fuera incluída en la banda sonora de Breaking Bad o del juego FIFA 2011.

He tenido la suerte de ir últimamente a un par de sus conciertos en Chile y sí, he terminado con el corazón apretado de tan emocionante show. Sin más parafernalia que su voz, los tremendos músicos que la acompañan y su sentido del humor entre canción y canción, lejos —muy lejos— de una imagen de diva despectiva.

Anita es tal vez nuestra más grande representante de una chilena común y corriente, promedio. Y no por eso menos o más. Simplemente es una grande y no necesita de hacer escándalos, llevar una vida de excesos o pelearse con la gente. Le basta con sus impecables espectáculos con visuales alucinantes, con pertenecer a uno de los sellos más diversos nacido de los mismos músicos ( La Makinita), con hacer música contestataria sin caer en lo panfletario. Con que a pesar de que me cueste estar sentada 2 horas, disfrutar de principio a fin, sin vacíos, de cada una de sus canciones.

Es imperativo además de la música y la puesta en escena en sus shows en vivo, admirarse de letras repletas de verdades. Verdades con mayúscula, que no tratan de ser suavizadas con una falsa idea de “lo femenino” o que en la poética se pierdan por parecer más lindas. Habla de frente, sin asco y planteando también parte de la realidad cotidiana a todo nivel: el machismo que se esconde tras hacerte pensar que porque cumples un rol, mereces menos respeto. O que alguien puede decidir por tu cuerpo, decidir por ti o tu tiempo. O se esconde tratando de hacerte creer que por ser mujer no puedes ser creativa, no puedes desarrollarte como persona independiente, ya sea como trabajadora, ser pensante.

La canción y el disco me tienen total y absolutamente absorta y creo que YouTube (sí, a la espera del disco físico y del lanzamiento) en cualquier momento me tira un mensaje que me va a prohibir reproducirlos de nuevo.

De hecho, me quedo con una de las estrofas de la canción que titula este post, “Antipatriarca”:

No sumisa ni obediente /Mujer fuerte insurgente/Independiente y valiente/Romper la cadena de lo indiferente
No pasiva ni oprimida/Mujer linda creativa/Emancipada en autonomía/Antipatriarca y alegría

Próximamente lanza este disco Vengo en la cúpula del Parque O Higgins, el 8 de agosto y las entradas están entre los ocho mil y diez mil pesos sin cargo en la Tienda Nacional .