Actualidad

Quiero ser mamá soltera

Reloj biológico no marques las horas, porque voy a enloquecer…

Cada vez más mujeres deciden posponer la maternidad. Y cada vez más, podemos darnos el lujo de ser solteras por decisión. ¿Qué pasa cuándo las dos se juntan? Quizá soy demasiado mainstream pero no, no quiero una pareja estable, me da mucha flojera, y sí, sí quisiera ser madre, si no necesitara un hombre para eso la vida sería perfecta.

Bueno, no perfecta, perfecta. Pasados los 30 no puedes evitar pensar, al menos de vez en cuando, que el reloj biológico no te va a esperar a que te realices como persona, le des tres vueltas al mundo y tengas el sueldo de tus sueños. Imagina, la resaca te pega cada vez más fuerte, si criar un bebé que despierta cada tres horas ha de ser difícil en los 20 y entre dos, sola y después de los 30 se debe de sentir peor que tres crudas juntas.

Y sin embargo llega un punto en la vida en que simplemente quieres ser madre, y no necesariamente cambiar tu posición respecto a tener una pareja. Es complicado.

Son tres los comentarios que comúnmente me hacen cuando hablo de esto: “pues ya bájale a la exigencia y consíguete un novio que tenga dinero”, “¿por qué no te embarazas de un wey random en un bar?” y “¿ya consideraste la adopción?”. Bueno, cuatro, pero “estás loca” no lo tomo en cuenta.

Uno: no, no quiero conformarme. No quiero el marido que pague todo, la casa, el perrito, los domingos en el club. Si no me corrieron del amor, yo renuncié. No quiero -no soporto- compartir mi cama, negociarlo todo, trabajar en equipo. Aunque muchas personas dicen que mis hijos necesitarán una figura paterna, creo que estamos en una época en que la familia tradicional de todos modos se viene abajo: entre divorcios, matrimonios gay e hijos criados por las nanas porque ambos papás trabajan, ¿por qué mi modelo de familia “diferente” no se vale?

Dos: ¿cuál sería la logística de embarazarme de un tipo al azar? No quiero una pareja, pero tampoco mil enfermedades venéreas, gracias. Quedaría alguien a quien conociera al menos un poco pero ¿no sería poco ético embarazarme porque yo quiero y darle las “gracias, sale, bye”? La paternidad no es algo con lo que puedas jugar y entonces quedaría entre un “no te preocupes, yo me encargo, gracias por participar” que puede no parecerle en lo absoluto, o caer en el escenario uno y “formar una familia”. ¡Que no!

Quedan, claro, una inseminación artificial, que está fuera de mi presupuesto, y la adopción. Me encantaría adoptar, y de hecho lo he intentado más de una vez. En la ciudad de México tenemos la suerte de que una mujer soltera puede hacerlo sin problemas. Pero, contrariamente a lo que se piensa, no hay “muchos niños que necesitan una familia” en adopción. Es un proceso largo y difícil que puede tomar incluso más de un año e involucra psicólogos muy preocupados por el hecho de que no quieras tener una pareja.

No te la creen, nadie te la cree, y al reloj biológico no le importa. A mí tampoco, yo quiero ser mamá soltera.

Tags

Lo Último


Te recomendamos