Los errores más comunes en una foto de perfil

Descubre cómo publicar la mejor selfie (o al menos una decente) en Facebook, Instagram, Twitter, ¡etcétera!

Hoy en día, las redes sociales son parte de nuestro mundo. Lo decimos una y mil veces, pero lo vivimos 24/7 al tener a la mano nuestro celular o algún otro dispositivo móvil para estar constantemente comunicados.

Sin embargo, además del adictivo texting, hay otra manera en que nos gusta compartir nuestra libertad de expresión: las fotos (y, en especial, selfies, más que nada). Pero en este texto no hablemos de cualquier foto en general, sino de la foto. Tu foto de perfil. Esa cara (o, algunas veces, escote) que le das al mundo.

Por eso, enlisté por opinión propia los peores errores (o al menos los más criticados) que puedes cometer en una foto de perfil:

Tus redes sociales no sólo son para tus amigos cercanos

Muchas mujeres cometen el error de seleccionar como foto de perfil una demasiado divertidas, sexy o party girl, olvidándose de que, laboralmente hablando, tus redes sociales son también un historial de lo que has hecho en el mundo. Y no queremos que tu futuro jefe te reconozca por una slutty selfie de espejo, ¿o sí?

Seleccionar como foto de perfil una donde salgas con más personas

Esto siempre es confuso. En el ámbito personal, incluso causa controversia en Tinder averiguar tu verdadera identidad; en el ámbito profesional, también debe de dar una pésima imagen. (En especial si eres hombre y es la clásica foto en la que, con algunas copas demás, estás hasta abrazando los hombros de tus “compadres” en una noche de viernes.) El perfil es propio. Punto.

Abuso de los efectos

Editamos de tal manera las fotos que, en algunas ocasiones, éstas incluso se distorsionan. Tu cara no es la misma en las fotos luego de un efecto sepia, otro efecto Nashville y una serie de ediciones en Afterlight. La belleza, tanto fotogénica como real, siempre será mejor al natural.

Gestos “simpáticos”

Como ya les dije, su foto de perfil no sólo la verán cuando mucho algunos familiares lejanos, sino también algunos colegas del trabajo. Y aunque exista cierta familiaridad, para nada es una buena carta de presentación un duckface. (Pero que quede claro que, a la vez, una foto con una sincera sonrisa es invaluable.)

Parejitas en Facebook

De nuevo: el perfil es propio. Entedemos que su amor sea tan real que tengan que compartirnos cada detalle sin que nosotros lo pidamos; sin embargo, eso de que uno no sepa quién es quién en sus perfiles, es algo un poco incómodo. Inclusive para ustedes en algún momento, creo yo.

Por supuesto, este artículo es basado entera y subjetivamente en mi opinión. ¿Qué otros errores se les ocurren? ¡Comenten!