Experimento social 1: “María Paz está en una relación”

Hace tiempo que poner algo en Facebook lo hace ley. Así reacciona la gente cuando cambias el estado de tu relación.

Facebook. Creo que ya debe ser la vez como número 8 que hago lo mismo: cambiar el estado de soltera y poner “en una relación” . Pero esta vez hice algo un poco más cuidado: antes de hacerlo, me conecté poco, me perdí varias tardes. Puse harta canción amorosa los días previos, hablé de puras cosas bonitas. Harta sonrisa en Twitter, harto :3 . Cuando lo hice me perdí del chat un rato, no expliqué nada, no me puse a comentar.  Y no es que haya pensado en hacerlo: se fue dando y a raíz de eso surgió la idea: experimentar reacciones en torno a ello.

Creo que he cambiado mi estado de Facebook “de verdad” 2 veces. La última vez, experimenté toda esa mierda que sabemos bien: los comentarios, las reacciones, la forma de interactuar con el resto. Esta vez no era en serio y no me interesaba aclararlo.

“La gente” -acá caben todos los “amigos de Facebook” incluyendo esos que no sabes por qué están ahí- cayó redonda y yo aún no me explico por qué. ¿Aún no saben que es muy poco probable que yo ande publicando sobre con quién tengo algo o no? Pero filo, da lo mismo, es un experimento. Simplemente megusteé sus comentarios de felicitaciones y no les respondí. Y tampoco lo cambié a los pocos días, lo dejé ahí. Veamos qué pasa, me dije

El experimento: El cambio de soltera a “en una relación”

Cuando lo cambias a una relación, te felicita todo el mundo: la gente no te quiere ver sola. Seguimos viviendo en una sociedad donde no estar en pareja es malo. Hasta tu compañera de curso de cuando eras niña de la que ni si quiera recuerdas su cara, pero por alguna junta y alguna foto en común se agregaron.

No te importa, no te interesa la opinión de esa hueona, pero ahí está, le gustó que ya no estuvieras sola. Le gustó también a ese ex peoresná, de hecho, fue uno de los primeros que le puso me gusta y hasta te puso una carita feliz ¿Es broma? ¿De verdad te gusta o estás ironizando? Me llamó mi mamá como todos los días y de repente me dice “ah si pues, si como me enteré ahora estás en una relación”.  Me comentaron mis compañeros de otros blogs, me comentaron amigas que jamás pensé que lo dudarían.

Me empezaron a aparecer ventanitas de chats de [email protected] [email protected] que me exigían que debía decirles y contarles ¿Era acaso ese chiquillo del que había hablado las semanas anteriores? ¿Había vuelto con algún ex prohibidísimo? ¿O acaso ese cabro nuevo del que sólo hablé una vez y me vieron etiquetada en unas fotos hace poco? Y no les respondí, evadí, me hice la loca. Fue tan divertido ver como la gente de verdad pensaba que yo haría algo así, sin ningún aviso previo.

Pero pasan cosas interesantes: automáticamente te dejan de hablar todos esos pelotudos que no leen entrelineas, que no puedes discutir un tema interesante. De una, ya no hay esos chats de Hola/cómo estás/qué haces que tanto aburrimiento y ganas de asesinarlos dan. Te empiezan a preguntar si pueden subir tal o cuál fotos, no vaya a ser que alguien se vaya a incomodar. Te invitan con +1 de inmediato, como que su presencia es un plus para tal eventualidad adulta.

Ya no eres (tan) peligro, entonces las mujeres que están normalmente en pareja y que te miran con recelo porque de seguro quieres algo con sus novios, te empiezan a tratar de otra forma, tienen tema en común, quieren invitarte a cosas de parejas. Y todo, todo porque cambié algo en Facebook. FACEBOOK PO LOCO.

La segunda parte: Estar en una relación a estás soltera.

Todos los que caímos en la nube del amor de colocar que estás en una relación y luego poner que estás soltera, hemos pasado seguro por cosas similares ahora en el lado oscuro del corazoncito roto: Empiezan los lamentos, los chats diciéndote que esto va a pasar, que si te pueden ayudar en algo.

La gente pone caras tristes y se pregunta por qué. Otros más osados vuelven a la carga como si se abriera un horizonte nuevo, ya te pueden volver a convencer de tomar esa chela que nunca fue. “Así que estás soltera”, versan los chats pasadas las 10 de la noche.

Empiezan a decir que tal vez no era pa tí o que es mejor estar soltero, que así se disfruta más. No te ponen tantos me gusta como cuando te pones a “pololear”, pero todos lo saben. Vas a un carrete donde te encuentras a alguien que no ves hace rato, le vas a contar algo y lo sabe. Todo el mundo ya lo sabe. Incluso intentaste pasar piola poniéndolo de incógnito, pero por más que lo borraste de tu biografía, les apareció igual.

Conclusiones

– Aunque nos creamos una sociedad moderna, viva la libertad, la mujer empoderada, “yo no quiero pololear” y etcétera, seguimos pensando que estar en pareja está bien, estar solo está mal. Osea lo más grave es la connotación que le ponemos a los estados sentimentales. Seguimos poniendo categorías y etiquetas a lo que nos pasa, como si fuera así realmente.

– Hace algunos años ya que poner algo en la red social es ley: “Lo puso hasta en Facebook” (Por lo tanto debe ser verdad) “Sale en la foto de perfil con Pepito, debe ser en serio” (Por lo tanto debe ser importante) ¿Será necesario? ¿Perdimos el norte? ¿Acaso nos acostumbramos a publicar nuestra vida íntima como signo de aprobación en nuestro entorno? ¿Hasta dónde publicamos y hasta dónde no? ¿Acaso es tan importante que nuestra vida íntima la conozcan por la red?

– No todo lo que aparece en Facebook es verdad. REPITO: No todo lo que aparece en facebook es verdad. O muchas veces pasa a ser una mala interpretación de lo que creímos ver, suponer y quedan las guerras mundiales por cosas que no son. Algo así como esta forma distinta de ver el amor en los tiempos de Facebook

Postdata

Creo que mi odiosidad hacia las redes sociales, el teléfono y cualquier otra forma de comunicación que no sea cara a cara va en aumento. Puede ser que un día deje de escribir aquí y sólo escribir en papel y me vaya a vivir a una ermita. O sólo me queda, en un tiempo más, comerme mis palabras y seguir pelando el cable con estos temas. Chau.