Dragonas

La modelo Liu Wen se ha convertido en icono de una nueva generación de mujeres chinas… y de medio mundo. Un mundo donde la mujer conquista cumbre tras cumbre.

Las mujeres chinas están de moda. O al menos eso parece. Con la modelo Liu Wen como bandera se ve que hay una generación entera de chinas que ha alcanzado posiciones en lo más alto. Encabezan las listas de mujeres millonarias, son legión en cargos directivos a pesar de la cultura – vamos a decir “patriarcal”-  que impera en el país del dragón, son mayoría en las universidades, encabezan logros deportivos, son las que más viajan, las que más gastan, además han llevado adelante una verdadera revolución sexual dentro de sus urbes y todo esto en apenas 20 años.

Después de mirar los datos queda una moraleja muy rara porque todos estos “logros” están muy, pero muy relacionados con la política del hijo el único que ha hecho que millones de mujeres se vieran prontamente libres del deber de la crianza para lanzarse a la conquista del mercado que ya no se rige por ningún lema comunista sino al grito de “Enriquecerse es glorioso” .

Por la misma razón (y cierta manipulación a la hora de elegir a ese único hijo), ahora en China hay más hombres que mujeres, lo que convierte a las chicas en un bien escaso que les permite, por primera vez, elegir con quien casarse o, incluso, no casarse. Todo esto en las grandes ciudades y a partir de la clase media hacia arriba. En el campo y para los menos afortunados la realidad sigue siendo muy opaca.

Este cuento chino de exportación me hace pensar que el despegue de las chinas es llamativo por exótico (y abultado en número), pero aquí, donde estamos tú y yo, también nos va cambiado el panorama. Al menos en cifras y por supuesto no para todas ni en todas partes. Pero los mismos datos chinos se pueden trasladar a nuestra realidad donde las mujeres también vamos por delante en las universidades (lo nunca visto), comprando por internet, en productividad laboral, yendo al cine y leyendo.

¿Se traduce esto en igualdad de sueldos, acceso a puestos directivos o cargos políticos? No.

Por eso en muchos países se ha hecho necesaria una ley de cuotas que ayude a romper con las barreras tan férreamente establecidas y nos permita ocupar lugares que se han vuelto inaccesibles de otro modo.

Los que ya se están espabilando, y mucho,  son las marcas, que aunque sea sólo para vendernos algo, han dado un vuelco a sus estrategias publicitarias, donde casi siempre la mujer no es más que un objeto sexual o decorativo, para intentar conquistarnos situándonos en otro plano.

Hasta en los comerciales de coches y licores, tradicionalmente dirigidos por y para los hombres (Mercedes Benz, Martini…) ahora se nos busca.

No obstante, me da le sensación de que muchas no somos verdaderamente conscientes de nuestro valor. Nos cuesta sentir que tenemos derechos, darnos libertad, sentirnos y comportarnos tal y cómo queremos. Me da la impresión de que además de toda la resistencia que nos opone el medio, nosotras mismas nos permitimos muy poco.

Tengo amigas absolutamente autosuficientes, independientes y solteras que no logran desprenderse de ciertas culpas y viven o escondiendo o explicando muchos de sus actos por alguna clase de temor al “qué dirán”.

Según me cuentan, tiene que ver con la reputación, el respeto, cierta formalidad, la familia que no entendería si… Una serie de factores (externos) que ocupan demasiado lugar, dejándonos un espacio muy reducido para movernos con amplitud.

Aquí y en la China popular tenemos que saber que somos lo más, lo más apetecido, lo más buscado. Nos quieren, nos desean y nos necesitan. A esto hay que saber sacarle el partido que nos deben y conseguir quebrar el servicio.