Fuck for Forest: porno ecológico para salvar los bosques

La ONG más “verde” del mundo, integrada por los sexy-activistas Leona y Tommy. Filman porno al aire libre. Con las ganancias, emprenden una cruzada en defensa del planeta.

Si googleas Fuck for Forest, encontrarás porno. Lo que tal vez no sepas es que ese porno es producido por una ONG que intenta salvar los bosques. Sexo, activismo y pornografía en la misma ecuación. Con el eslogan “Ten sexo, salva al mundo”, los sexy-activistas de esta organización filman porno más o menos amateur, al aire libre, y lo venden en internet. Así reúnen fondos para la causa.

La sede se encuentra en Berlín, en el distrito de Friedrichshain. Ahí es donde viven Leona Johansson y Tommy Hol, quienes dicen llevar la premisa de la ecología sexual “tatuada en el corazón”.

Su método consiste en combatir los problemas del medio ambiente con orgasmos en entornos naturales. Su cruzada ambientalista es poco convencional, por lo que han recibido muchas críticas. Sin embargo, desde hace más de 10 años, ellos se repiten a sí mismos: “¿Por qué salvar el planeta de forma aburrida, si podemos hacerlo de manera excitante?“.

Desde su casa-oficina, la pareja se conecta a internet, edita y vende sus videos, organiza nuevas estrategias. Leona es sueca; Tommy, noruego. Un día, durante un concierto en Noruega, tuvieron sexo en un escenario, frente a 4 mil espectadores. Fue su forma de emprender una manifestación ecológica, de protestar en defensa del medio ambiente.

fuckforforesttoma.jpg

© Fuck for Forest

Luego de este polémico performance, tuvieron la idea de fundar Fuck for Forest, un movimiento ecoporno que a veces reconocido por sus siglas (FFF). No hay muchas ONGs por el estilo. Es decir, sabíamos ya de algunos movimientos de porno altruista, como Come4, pero en ellos se explota la pornografía existente. Leona y Tommy, en cambio, la producen y protagonizan.

Es decir que, por primera vez (hasta donde tengo noticia) estamos ante productores de porno sin ánimo de lucro. Porque, aunque cueste trabajo creerlo, se trata de una ONG. Ecoporno hecho y derecho.

Actualmente, Fuck for Forest cuenta con más de 1,300 afiliados: gente que paga 12 euros al mes para tener acceso a fotos y videos de sexo amateur, protagonizado por sexy-activistas, miembros y colaboradores de la ONG, personas que se convierten en pornstars de repente, que disfrutan el sexo en entornos naturales.

Desde sus inicios, FFF ha recaudado más de 360,000 euros, con los que han financiado ecoproyectos para salvaguardar los bosques tropicales. En Costa Rica, por ejemplo, la organización compró 60 hectáreas arboladas (ahora zona protegida).

En Ecuador, junto con indígenas shuar, se creó un centro cultural de intercambio de conocimiento sobre medicina herbolaria. Y en Perú se hizo una inversión de 13,000 euros en hectáreas para reforestar y reeducar a las poblaciones en el uso responsable de los recursos.

Entonces… parece que el movimiento ecoporno de Leona y Tommy está funcionando. Sus métodos podrán ser heterodoxos, pero en este caso lo que importa son los resultados. Y los hay. Hay números, pruebas de que la organización no persigue intereses económicos sino ecológicos.