Más caderona, más promiscua, según estudio

La controversial investigación afirma que las mujeres con más cadera tienen inconscientemente menos temor a dar a luz, y por lo tanto, vidas sexuales más activas. Pero los antropólogos no están de acuerdo.

Colin Hendrie, de la universidad de Leeds, en Inglaterra, dirigió un estudio en el cual midieron las caderas de varias mujeres de entre 18 y 26 años, alumnas de la institución. Después de esto, se le pidió a las jóvenes que llenaran un cuestionario sobre su vida sexual. De esta manera, Hendrie afirma que, a mayor tamaño de caderas, mayor el número de parejas sexuales que tiene una mujer al año. Concluye que las “caderonas”, al ser más aptas para dar a luz, inconscientemente aceptan más parejas sexuales, son más promiscuas. 

El estudio le ha dado la vuelta a la red, pero tiene varias fallas. La antropóloga bióloga Wenda Trevathan afirma que para que estos resultados pudieran interpretarse, debería hacerse el estudio en diferentes poblaciones.

Además, la distancia entre los huesos de la cadera, que fue la medida tomada por Hendrie, no tiene una relación con el tamaño del canal de nacimiento (el orificio interno de la pelvis a través del cual pasaría el bebé, según la profesora de antropología Holly Dunsworth. Además, esta distancia está relacionada con la masa corporal, y los datos sobre ésta, o la altura de las mujeres en cuestión, no se reporta en el estudio.

Otro factor que afectaría los resultados, es que las caderas continúan creciendo con el tiempo. Y lo que crece con el tiempo es también la experiencia y la seguridad en cuanto a nuestra vida sexual. Según esta lógica, una mujer de 26 años tiene más parejas sexuales al año a los 18, pero esto no se relaciona con el tamaño de sus caderas (que ha crecido), sino con la experiencia que ha ido adquiriendo con el tiempo.

Aunque la idea de que estamos inconscientemente al tanto de nuestra fertilidad no es nueva, este estudio dista mucho de ser científico o de probar lo que afirma. ¿Ustedes qué opinan?

Fuente: The Huffington Post