Disney adelgaza a Úrsula y defrauda a muchos

La clásica bruja malvada bajó un tercio de su peso para la nueva colección de diseñador de las villanas.

Puede que los creadores de las princesas Disney intentaron que fueran un tanto diversas entre etnicidades: tenemos pelirrojas, rubias, princesas indias, de cabello negro, de piel oscura, etc. Habría parecido que las incluyeron a todas de no ser por un pequeño detalle: ¿dónde están las que tienen una “figura completa”? Aunque habían demostrado gran progreso con Frozen.

Ese tipo de cuerpo, en una mujer al menos, contaba con una sola (y muy digna) representante: Úrsula, la bruja malvada de la Sirenita. Dejando del lado el hecho de que quería lograr la venganza a través de Ariel, ella era un buen personaje femenino: independiente, poderoso, con las riendas al mando. Además de que aceptaba su belleza como venía, ¿cómo olvidar esa escena en la que Úrsula se pinta los labios muy rojos?

En la nueva edición, podemos decir que la gran malvada bruja del océano ha perdido mucho de su identidad, al menos.

ursula.jpg

© Disney

Hay una poeta en la ciudad de Oklahoma, Melissa May, a quien el cambio le pareció aberrante, y escribió un inspirador poema al respecto, que les juro, me hizo llorar. Debajo he puesto la traducción al español.

En 2012, Disney lanzó una línea de muñecas villanas donde aparecía Úrsula, la clásica bruja malvada con una figura completa de La Sirenita como una talla 0 de diseñador. De una cintura llena de rollos y una voluntad de hierro a otra. Mi dulce Úrsula, no puedo imaginar el vuelco que dio tu estómago al ver tu imagen diseccionada, tu papada perfilada, tu cintura encogida, tu silueta robada de cada onza de deliciosas curvas.

Para encontrar que después de dos décadas de existencia que tu maldad ser merecía más la preservación que el cuerpo icónico que te hacía tú: Gran dama. Eras el único personaje de Disney que alguna vez se pareció a mí. Y mientras puede que nunca tuviste la cintura de una princesa, que el cielo me maldiga si no tenías el porte de una reina. La manera en que te movías por tu cueva con el rostro lleno de maquillaje y un vestido con un escote en la espalda tan bajo que permitía ver el maravilloso acomodo de tus rollos. Hacías que los gorditos en la espalda se vieran jodidamente sexys.

Hiciste el vivir en este cuerpo un poco menos como una maldición. Me pregunto cómo te dijeron: ¿Te sentaron a tomar el té? Con delicados pasteles y tacitas de porcelana te dijeron que era una técnica de marketing, un vehículo para que te hicieras más placentera a una cultura que exige perfección. Espero que hayas roto la maldita tetera con el poder de tu enojo. Espero hayas crecido a un tamaño de mil pies y los hayas ahogado en el remolino de tu ira. Me habría agradado ver cómo arrancabas las voces de sus pequeñas y frágiles gargantas.

Pero sé que te rompiste. Sé que lamiste el merengue de cada uno de esos pastelitos y te rompiste. Como un pájaro lento ¿No era suficiente con que te hicieran una bruja? Que ya estabas muy lejos de los límites de su realeza vendida. Esperaban que las niñas pequeñas huyeran de la risa en tu maldad, y en vez de eso adoraban tu honestidad.

Úrsula, no te quiero cortada en pedacitos fáciles de masticar, nunca fuiste fácil de tragar por una razón. Te quiero más grande que la vida, con los labios ardientes de rojo, con el vestido negro flamingo, quiero lo grueso de tus tentáculos y el movimiento de tu amplio busto. Te quiero vestida en la pasarela, quiero que toda pequeña niña vea una heroína en una talla 24.

Úrsula, reina del océano, nunca fuiste sólo una bruja para mí. Eras perfecta, con cada kilo, cada centímetro, cada hinchazón. Perfecta. Y compadezco a la pobre, alma en desgracia que te pintó como algo menos que eso.

Qué dice Disney

Según su blog, la colección de las villanas:

Está diseñada y hecha con cuidado para capturar la esencia de la maldad y su mejor vestido. La colección de Villanas de diseñador re-imagina la maldad con su estilo de las clásicas villanas de Disney.

Aparentemente, reimaginar requiere hacer una liposucción en el caso de Úrsula. En este caso, concuerdo con Melissa: sí necesitamos personajes de figura completa, tenemos suficientes de cuerpo perfecto.

Fuente: Huffpost