Para los millennials tener un coche no es prioridad

Conducir un carro ya no es sinónimo de autonomía para una generación que valora más un smartphone.

La generación de los individualistas por excelencia, los ambiciosos millennials, están poniendo en aprietos a los fabricantes de coches que tratan de entender por qué no les interesa comprar uno de sus productos, siendo que a este sector les caracteriza también su culto por el consumismo.

A diferencia de los baby boomers y de la generación X, que consagraban gran esfuerzo a adquirir un auto, el símbolo culmine de un status de éxito por la independencia que representaba; aquella velocidad de desplazamiento de entonces ha sido gravemente opacada por la de los dispositivos móviles, el acceso a internet y las apps.

En cifras, la adquisición de autos por parte del segmento conformado por personas entre los 18 y 34 de edad, ha caído en un 30% en los últimos cuatro años.

Hay razones de peso: la primera, para estos jóvenes adultos la transportación representa estrictamente sólo eso, no les confieren más valor que el hecho de moverse de un lugar a otro; por eso, atributos como la facilidad con que ejecuten la acción, la elección de rutas, la experiencia de vialidad, la comodidad y el controlar inconvenientes del tránsito, no están en un coche, están esencialmente en sus teléfonos.

Recordemos también el contexto de crisis y desempleo que impera en el mundo, para una generación que lucha a contra corriente para realizar sus sueños, suena romántico pero es una verdad: adquirir un coche es un gasto excesivo.

Si a la sobrepoblación de autos y las ciudades contaminadas, agregamos los neosolteros, el consumo de gadgets, los ciclistas y sus motivaciones, la preferencia por viajar, la conciencia social y ambiental, metas profesionales y estilos de vida únicos, entenderemos por qué ha mermado el interés por obtener una licencia de conducir y cómo se ha disipado el ritual de antaño de tramitarla apenas cumpliendo la edad requerida.

Las cosmovisiones evolucionan dinámicamente de la mano de los millennials, que redefinen los conceptos de autonomía, individualidad e independencia que antes se basaban en cuatro ruedas; para así esta vez situar a los dispositivos móviles muy por encima de los autos.

Como bonus, para comprender un poco más a esta generación y las diferencias con las otras en la forma de percibir el mundo, anexo este motivador vídeo:

Fuente: Fast Company